martes, 23 de diciembre de 2008

Navidad...

Se acerca navidad, algo que a mí, ya no me resulta tan especial.

Quizá por que en un tiempo lo significó todo, a lado de mi madre, adornar el árbol, siempre igual y sin embargo cada año era distinto, cada año encerraba un misterio.

Ahora, ante la perdida, la Navidad me deprime, pero creo que es una manera de no buscar cosas nuevas, de no buscar nuevas alegrías, y qué si ya no es lo mismo, que maravilla, que bueno que las cosas no permanecen, yo no permanezco, yo no soy sino algo efímero, por que anhelar que las cosas permanezcan. Ese es mi error.

Sólo quiero desear lo mejor y dar lo que me cuesta cada día del año, no sólo en Navidad, pero dejando a un lado los pretenciosos clichés, no es que quiera guardar el espíritu navideño en frascos para abrir uno cada mes, no sólo quiero la fortaleza de poder dar sin esperar nada a cambio, ese es mi deseo navideño.
Publicar un comentario