domingo, 18 de diciembre de 2016

Llama que aún no arde.

Lo que hoy vivo mañana será una anécdota más. Servirá de referencia para entender lo que ha de venir y que hoy no siquiera concibo.

Algunos jamás sabrán lo que hoy me sucede y aún así se sentirán con el derecho de emitir un juicio sobre mí.

Tu existencia fugaz marcó mi vida y me enseñó que puedo ocuparme de alguien más aparte de mi. No podremos jugar a las escondidillas, aún no. 

Aquí estaré esperándote.

Ya me enseñarás a descubrir el mundo a través de tu mirada, pasaremos horas adivinando la forma de esas nubes histriónicas que no terminan de decidir qué quieren ser. 
Me harás preguntas tan sencillas, que no podré contestar y pasaré horas investigando miles de porqués y aprenderé, a través de tu curiosidad, a redescubrír el mundo. Te contaré mi vida mil veces, esperando que no cometas los mismos errores que yo, pero también esperaré a que vivas tu vida y cometas tus propios errores y querré estar ahí cuando tengas ganas de reír y cuando tengas que llorar, escucharé todo lo que tengas que decir, y trataré de que tengas tu propia voz y tus propias ideas.
Veremos a las hormigas y les pondremos nombre, les inventaremos una historia maravillosa.

Quizás mañana tendré que explicarte éstas líneas y entonces te abrazaré y me verás llorar, quiero que sepas que son los recuerdos acumulados en mi garganta los que no me dejan hablar, recuerdos de una historia que comenzó a escribirse hace treinta y cuatro años, si tienes tiempo, quiero contarte mis recuerdos acumulados, eso que llamo mi vida.

viernes, 16 de diciembre de 2016

5


Hoy me encontré cinco pesos y no pude evitar pensar, "que mal, alguien perdió cinco pesos..."

Hoy será un buen día.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Aún no conocido

Lo que hoy vivo mañana será una anécdota más. Servirá de referencia para entender lo que ha de venir y que hoy no siquiera concibo.
Algunos jamás sabrán lo que hoy me sucede y aún así se sentirán con el derecho de emitir un juicio sobre mí.
Tu existencia fugaz marcó mi vida y me enseñó que puedo ocuparme de alguien más aparte de mi. No podremos jugar a las escondidillas, aún no. 
Aquí estaré esperándote.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Un hoy difuminado.

Dentro de algunos años me pedirás que te cuente lo que sucedía en lo que hoy es mi diario acontecer, que para ti será pasado inconcebible, y será mi relato lo que conecte ese momento, hoy impensable, con lo que hoy llamo presente.

Por eso quiero poner atención a lo que me ocurre, pues no quiero dejar nada de lado y quiero satisfacer tu curiosidad.

Quizás tus pequeñas manos curiosas acaricien las mías mientras te cuento mi vida y entre miles de 'por qués' tuyos, yo desnudaré mi alma o quizás será una charla de café, siendo tu joven,  lo que desate tu curiosidad, o quizás sean mis arrugadas manos que bailan un swing las que te hacen preguntarte quién soy yo y entonces tendré que invocar recuerdos que creí olvidados y compartir contigo el capitulo de mi vida que creí callar para siempre, ese que me avergüenza y que es mi infierno personal, pero que será algo que compartiré contigo sin dudar, pues tú eres y serás mi parte bella.

Si fuera necesario, desde un hoy que para ti es pasado imposible, te aseguro que no habrá máscaras, mi alma desnuda es tuya. Quiero tener todas las respuestas, quiero saber lo que te interesa, quiero escuchar todo lo que tienes que decir, quiero compartir silencios viendo las nubes que escoltan la luna, quiero estar cuando escuches la primera canción, quiero reír por nada contigo y quiero ser quien sujete tu mano cuando hagas tu primer dibujo, quiero que me aclares todas mis dudas con tu inocencia, quiero tanto y quiero que sea contigo.

jueves, 3 de noviembre de 2016

Espera.

Algunas esperas no hacen diferencia alguna, otras nos cambian la vida.

Esperar el camión o el metro poco aporta y poco nos quita, pero hay esperas que cambiaran el rumbo de nuestros días.

Hoy he comenzado a esperarte.

martes, 1 de noviembre de 2016

To whom may concern.

Un día contaremos riendo, lo que un día vivimos llorando.
Le contaremos, a quien pueda interesarle, nuestra vida a detalle.
Y mientras las manos están bailando al ritmo de un Parkinson, contaremos todas nuestras verdades, por vez primera no callaremos nada, contaremos todo, sin sonrojarnos, con una sonrisa que había estado dormida y que ha despertado a causa de los recuerdos.
Todo lo que tardamos años en vivir y hacer, será resumido en unas cuantas palabras.

Y será ese resumen lo que ayude a comprender el todo que somos, la suma de todas las partes, la suma de todos los recuerdos, la suma de todos los sueños rotos, la suma de todos nuestros efímeros éxitos, la suma de basura material que acumulamos, la suma de poemas aprendidos, la suma de canciones que tanto cantamos, las caricias que dimos y los besos que recibimos, pero sobre todo lo que no tuvimos, aquello que nos impulsó a decirle al mundo: "si crees que no puedo, mírame".

Quizá nuestra historia sirva de inspiración y quien la repita la diga con orgullo o acaso será una historia triste o una de tantas que se cuenta y al poco rato se olvida.

No pretendo impresionar a nadie, pero si en verdad vienes en camino, espero que ésta historia al menos te entretenga.

cuando me dijeron que iba a morir sólo se me ocurrió pensar en mi epitafio

ni siquiera en un testamento, pues nada tengo y no tengo a quien dejarle nada

soy sólo recuerdos

miércoles, 5 de octubre de 2016

Tropiezo.

Por tomarme demasiado en serio, estuve a punto de caerme.
Justo iba compitiendo hombro a hombro con otros, para poder apresurarme y llegar a esperar el metro al andén, cuando al subir unas escaleras tropecé.

Iba atento a mi ensimismamiento, creyéndole a esa voz que me decía que yo tenía más prisa que nadie, y por tanto, merecía ir delante de ellos.

Mis ideas se sacudieron en el momento en que mi pie, que en ese momento flotaba, impactó el borde del escalón y mis manos entraron de golpe en contacto con la realidad.

No soy especial, soy parte de un todo y sólo logrando que el todo avance, lograré avanzar.

domingo, 2 de octubre de 2016

34 y 7

treinta y cuatro años y siete días después, la luna no asoma ni media barriga, pero ahí está y en silenciosa formación las estrellas la escoltan, mientras unas nubes juegan a disfrazarse, allá una de perro, acá una de perfil griego y aquí en la tierra los suspiros exhalados llevan tatuados el nombre de nuestros muertos.

el mundo tal como lo conozco quizás no existía antes de mí y quizás desaparezca cuando me vaya o, lo más seguro, quizás cuando yo me vaya todo seguirá igual, un niño correrá a su cuarto con un vaso lleno de leche y un plato con un sándwich y con prisa encenderá la tele para ver caricaturas, tal como yo hice alguna vez, ignorando lo que sucedía en mi haber,  mientras que alguien busca los teléfonos que hay que marcar para anunciar la noticia, los hermanos que llamo amigos tratarán de recordar esa canción que les hice jurar pondrían en mi funeral y quizás no se atrevan, o quién sabe, a lo mejor no la quitarán en toda la noche y cada vez que quieran invocar mi recuerdo la pondrán a todo volumen y sus hijos se extrañarán y dirán, otra vez esa canción...

a lo mejor cuando yo me vaya de éste mundo una flor abrirá sus pétalos y nadie verá el milagro que es, por considerarlo algo corriente y común, seremos olvido

quizás tenga la oportunidad de reunirme con todos mis muertos y en un espacio donde el tiempo no estorba, tendremos toda la eternidad para platicar o ignoramos, para ponernos al día con gusto o para seguir reclamándonos. será el cielo o el infierno

se dice que cada siete años uno ya no es el que era, a nivel celular me refiero, siendo así yo ya voy hacia mi quinta renovación total y me sigo preguntando qué me define

Qué me hace ser lo que soy y si acaso es algo externo, me pregunto si estoy totalmente de acuerdo, quizás no y ahí es donde nacen los problemas, la inconformidad, la impotencia y la frustración . quizás no debí creerle a aquellos que me dijeron que no podía hacer algo, aunque el único responsable soy yo, no los demás, yo compré lo que me vendieron

treinta y cuatro años después, menos cabello, muchas canas nuevas, un par de perros que apenas miro me mueven la cola, miles de canciones aprendidas, canciones nuevas que me recuerdan viejos amigos y canciones viejas que me recuerdan aquél que fui entonces, momentos que de a poco se van volviendo recuerdos u olvidos, tengo una bicicleta arrumbada, unos tenis que últimamente no han tenido muchas ganas de salir, unos zapatos que ya comienzan a lastimar, quizás porque había dudado al andar, pero poco a poco lo voy corrigiendo, una alcancía vacía y a la vez, llena de ilusiones, tengo en mi haber millones de hojas con dibujos y poesía, pedazos de mi alma que no sé dónde están, pues no les di importancia en su momento, tengo miles de errores y millones de lecciones aprendidas, tengo una sonrisa que ha sido intermitente, tengo recuerdos mezclados con ficción, tengo miles, millones de ideas, tengo litros de tinta en las venas y muchas ganas de esparcirla en papel, tengo miles de suspiros encerrados en la jaula de los pulmones y buscan escapar, tengo un mar de lágrimas que a veces, a causa de la luna y su efecto en las mareas, sube de nivel y me cierra la garganta, amenazando con desbordarse e inundarme, tengo miles de historias que contar, tengo una lista con las promesas que hice y que no cumplí, tengo miles de horas perdidas, tengo recuerdos y tormentos, tengo arrugas nuevas que me recuerdan al barro que se erosiona y me espera, tengo cicatrices que me comprueban que estoy vivo y por tanto soy finito, tengo miles de canciones cantadas, tengo emociones por experimentar y muchos sueños extraños donde hay insectos gigantes y a veces vuelo

tengo tantas cosas que quiero hacer y cada vez menos tiempo

tengo tantas cosas, pero lo que me emociona es pensar en lo que viene
en lo que está por venir, en lo que está por vivir

un año más en la vida, una vela más, símbolo de la luz, de la claridad, pues con el tiempo me acerco más a entender quién soy y me acerco a esas respuestas que alguna vez busqué y aunque algunas preguntas quizás nunca tengan respuesta, hay otras que darán más sentido a mis pasos

me pregunto qué canciones cantaremos, qué lágrimas lloraremos, qué suspiros nos arrancarán los recuerdos y qué queda por vivir

domingo, 25 de septiembre de 2016

Misma lluvia

Una gota se dejó caer con furia, pues no quería dejar de ser nube, pero al reconocer fútil su esfuerzo, se desprendió con ira para caer en la indiferencia de un hombro que acompañaba una mirada perdida

yo la vi caer y vi al "viene viene" morderse una uña mientras esperaba a que alguien saliera del supermercado

yo esperaba a que dejará de llover pero él se decepciona al ver que la lluvia se ha ido

cada persona tiene sus propios deseos y sus propios demonios

sábado, 24 de septiembre de 2016

no he escrito no porque no tenga nada que decir, eso nunca me ha detenido,
quizás sea pereza, quizás falta de ánimo

puedes regresar en unos días, esperemos ya haya algo que te entretenga

o al menos algunas letras para criticar

sábado, 30 de julio de 2016

sin correcciones

la música circula por mis venas, despacito, el bombo vive en mi caja torácica, ahí donde tenía guardado mi corazón, y en mis ojos se aloja el sopor

en mi boca arde un incendio, como evidencia el humo de hace rato, y necesito ahogarlo en algún líquido, lo que sea

mi cuerpo vibra al son de ese bombo con sus ondas, y en ese movimiento peristáltico empuja el engrudo que mis venas encierran y siento como la música viaja dentro de mi, el sensual golpeteo del bajo en cada centímetro de piel hace llegar a mi mente un suave masaje que activa los engranes de mi cuerpo y éste se comienza a mover despacio y, como si hilos invisibles los jalaran, mis labios se desbordan por mis mejillas  y mis dientes sienten el suave masaje del aire y éste entra despacio por el pasillo cerrado, donde hace un momento circularon galaxias, miles de millones de años que se reunieron en un punto, en un momento, en un instante y ser planta que es dejada a secar, al punto de la ceniza y esa historia eterna entra hasta donde viven los alimentos que me nutrieron y de ahí surge feroz una cascada, una llama de luz se abre paso por entre mis entrañas y sale disparada hacia el aire y esa luz acuosa inunda el cuarto e intento detenerla pero esa agua luminosa se vierte por todo lo que me rodea, así que coloco la presa de mis dedos, pero sólo logró minimizar el sonido, el agua fluye como lo que es, un ente vivo, sangre que nutre y que da vida, fluye el agua y surge la cascada que algunos llaman carcajada

viene la calma y el mareo que deja el baile una vez que la canción ha terminado, me detengo a pensar en todo y nada y las estrellas en el cielo rasgan la nube de polvo que nos cubre , cual aguja de tornamesa y el mundo al girar se convierte en acetato que contiene nuestro soundtrack de vida y suenan todas las canciones que nos hicieron vibrar y piensas, si vienen todas, no nos va a dar tiempo, y entonces recuerdas que somos un segundo en una eternidad y entonces el tiempo pierde peso y nos damos cuenta que en verdad no somos nada y nos damos cuenta que podemos escuchar todas e incluso comentarlas y decir en voz alta lo que callamos mientras nuestros pies masajean el suelo y nuestra cabeza se mueve de un lado a otro

al detenerla nos damos cuenta que el movimiento licuó nuestra saliva, convirtiéndola en una pasta que llena todo, mover la lengua cuesta trabajo y abrir la bóveda que es la boca, es casi imposible
la lentitud contagia a cada músculo y todo se mueve muy despacio, y cada vez que la saliva pasa, el estomago se va vaciando, se convierte en bóveda vacía que exige tener algo que alojar

el dejo de la música en la lengua hace que el alimento sepa a gloria y por eso queremos más, no podemos saciar la bóveda y no queremos dejar de saborear la vida, el alimento nutre al cuerpo y éste en respuesta reposa, se deja tragar por un colchón y se deja jalar por la tierra, mientras el viento intenta moverlo, mientras el fuego emana de su corazón y al arder se convierte en ceniza que regresará a la tierra para ser fiel protectora de la semilla que serán aquellos que vengan después 

viernes, 29 de julio de 2016

siguen avanzando las semanas y la rutina sigue su lento andar, como viejos y enormes engranes de una maquinaria que nadie sabe su función

el tiempo, ese concepto que nos permite aferrarnos a las cosas, nos va rebazando y hace con nosotros lo que le place

si supieramos con exactitud la fecha de nuestro último amanecer, quizás no nos iríamos a dormir con tanta tranquilidad

miércoles, 27 de julio de 2016

Tu nombre aquí

en algún universo alterno:

alguien grita tu nombre al alcanzar el orgasmo
se imagina siendo tú
desea conocerte para poder decirte lo mucho que te admira
ha memorizado tu vida y la recita como se reza una oración
se siente orgulloso de conocerte
imita todo lo que haces y dices

y si alguien le dijera que alguna vez dudaste al dar un paso, él llamaría embustero a aquél que se atreviera a difamarte.

perlas

hoy tláloc se portó como un caballero y me permitió llegar a casa seco.
la lluvia ya ha comenzado a tomar confianza y se ha apoderado de las calles, las miles de gotas que ya golpearon el pavimento ahora fluyen juntas hacia una coladera o se quedan esperando en forma de charco, algunas estarán esperando el día de mañana para besar nuestros pasos, alguna gota esperará paciente en un árbol, columpiándose al ritmo que le marque el viento y cuando te vea venir se arrojará para besar tu mejilla.

cicatrices

en cada una de las cicatrices que adorna mi piel, puedo ver a la maestra que es

en mi mano derecha veo la consecuencia de mi ira mal canalizada, mi puño golpeó una ventana que, para mi sorpresa, se defendió y me demostró el dolor que puedo causar y mi sangre corrió tibia por mi brazo, lamiéndo mi antebrazo y refugiándose en mi codo, para de ahí caer al suelo.  comprendí el daño que puede infligir un puño lleno de ira

en mi mano izquierda, justo donde nace el tronco del roble que es mi dedo meñique, hay una cicatriz que causó mi imprudencia y una hoja afilada de exacto, quería retirar el pegamento kola loka de un cubo rubik, para así pasar la tarde, pero resultó que el sudor y la impaciencia no son buenos combinados, solo sentí el ardor que causó la cuchilla al penetrar mi piel y fue la sangre que corría emocionada ante la libertad lo que justificó el miedo que sentía, al ver que la sangre no tenía intenciones de quedarse dentro de mi piel, quería descubrir el mundo.  aprendí a tener cuidado con lo que hacen mis manos, aprendí que si bien pueden crear, también pueden destruir y causar mucho daño.  se requirieron tres puntadas para contener la curiosidad de mi esencia

mis rodillas están adornadas por muchas cicatrices, clara señal de que he tropezado, pero puedo decir con orgullo que no me quedé lamiéndo mis heridas para saborear mi derrota, aprendí a levantarme y a seguir andando

mi espalda la adorna una cicatriz hermosa, es la que más me ha enseñado y la que más me ha dolido, aprendí el valor de la prudencia, a no dar nada por sentado y que para volar hay que aprender a arrastrarse, cosa que las mariposas saben tan bien

mi ombligo, la cicatriz que me ha acompañado toda mi vida, es la cicatriz que más me cuesta comprender, pues soy yo mismo, es testimonio de haber pertenecido a un cuerpo que me dio vida y sustento durante meses y que quizás me nutrió con algo más, quizás esa madre me cubrió con su cuerpo ante los golpes propinados por alcohol y furia y a pesar de que sabía que no me iba a ver crecer, me protegió como sólo las madres saben, con su vida misma.
hay tantas cosas que desconozco de esa herida y que son el trasfondo de lo que soy

fire within


no quiere hablar por miedo a que sus palabras tengan impacto en la vida de la demás

se imagina sus palabras emergiendo de su boca cual negro torrente que sin control es expedido y en su fluir toca a los demás, los ve cambiar de tono y ese negro que fueron sus palabras los comienza a teñir, cual gota de tinta que le roba la pureza al agua

atormentado recorre las calles y se dedica a escribir, hasta que nota que aquellos que lo leen, tienen las manos manchadas y esa mancha sube despacio hasta sus cabezas

sufre y pasa días en silencio, sin saber qué hacer

pasó tiempo con sus maestros espirituales, el silencio y la soledad y encuentra la respuesta

ahora cuando habla expide un halo luminoso que elimina las sombras en aquellos que toca y la gente lo escucha con atención pues aunque no se dan cuenta, sus palabras los acercan a la iluminación y siembran en ellos semillas de potencia infinita

ahora lo que escribe es también luminoso y esa pequeña llama se eleva por las muñecas y sube por los codos hasta llegar al rostro y manifestarse en forma de sonrisa

ahora no tiene miedo de hablar, pues sabe que sus palabras ayudan

in my time of need


me encontré con un yo que quería enseñar sin saber nada
me encontré una identidad que me limitaba, pues estaba formada de miedos, enfermedades y de limites mentales, que me ayudaban a definirme en el rol de victima y por tanto limitaban mi potencial
me encontré una persona insegura que necesitaba de alguien que le dijera que lo estaba haciendo bien
me encontré un yo que tenia miedo al éxito, pues había sido condicionado al fracaso, un yo que se creyó e hizo propias las dudas y los "no podrás"
me encontré un yo que constantemente se arruinaba sólo
me encontré con un yo frágil y maltratado y sin miedo lo he adoptado, le he susurrado al oído "juntos lo vamos a lograr"

absurdo hablar de un yo ajeno y un ente que lo percibe, cual paciente mental que no sabe distinguir su yo en contacto con la realidad y al saberse incapaz, se inventa una identidad que sí podrá. no estoy loco, a menos que mi locura se conciba en medio de la cordura, se trata de una imagen literaria, pobre, para explicar que me he comenzado a conocer, la locomotora se ha hecho consciente de todos los vagones que la acompañan, ese donde los vagabundos duermen y orinan y defecan y apesta, pero no es él la causa; conoce el vagón donde se cena con vino caro y violines y todos se visten para los demás y para lucir y es mundano y efímero, pero él no es la causa; conoce el vagón más sucio que transporta la carga más valiosa, en potencia, la carga de semillas, aquellas que protegen la vida misma, son cápsulas que tienen la posibilidad de perpetuar la vida, en forma de alimento y ese alimento en forma de vida animal y esa vida animal se convertirá en alimento de algún hombre que ni siquiera lo merece, hombre que desperdicia la vida y se marchita sin hacer nada, pero él no es la causa; conoce el vagón oscuro al que nadie tiene acceso, donde se guarda el carbón que servirá para la combustión que permite el movimiento, son esos deseos y pulsiones y recuerdos que nos mueven, ese rostro que deseamos volver a ver y que nos mueve hacia adelante, ese nombre que es recuerdo y que nos inspira, ese ser que fue luminoso en vida y cálido refugio y que ahora imaginamos estrella, es el miedo infantil que nos paraliza pues lo creímos real y estamos convencidos que es verdad, es el monstruo que habita nuestra mente, ese que emerge cuando buscamos respuestas, él protege nuestro pasado y por tanto nuestro futuro, ese monstruo sabe reconocernos y sólo hasta que estemos listos, nos permitirá pasar y enfrentar esos demonios y entender que detrás de cada no podrás está un ser querido que se sorprendió y dudó y sin saber, dijo en voz alta lo que sentía y se quedó tatuado en nuestra psique y ahora podemos comprender la razón detrás de nuestros miedos e incluso de nuestras enfermedades y sólo entonces podremos devolver lo que no es nuestro y forjar nuestra identidad. y en eso si debemos ser la causa

sábado, 23 de julio de 2016

en qué piensas tú

el metro se detuvo por unos minutos
todos en silencio esperando
reflexionando
en su presente
en su futuro
en los obstáculos
en la esperanza de que todo va a estar bien
en la posibilidad de dejar todo y comenzar de nuevo, para ésta vez, perseguir sus sueños
en la forma de pagar sus deudas
en la posibilidad de adoptar un perro
en el extraño sueño de anoche
en la forma más original de decirle te amo
en cómo comenzar a ser uno mismo
en qué fue lo que está mal con su carro
en si acaso quiere que el metro reanude la marcha
en cómo decirle a su hijo que está orgulloso, veinte años después
en las leyendas de una rata gigante que vive en el metro
en si alcanzará a comprar pan, para cenar con café
en sí trae las llaves de casa, sin atreverse a ver
en cuántos días faltan para que paguen la quincena
en lo que pudiera haber dicho mejor en la entrevista para conseguir el trabajo
en la forma de ganar un millón de pesos diarios
en lo difícil que es mantenerse despierto después de 18 horas trabajadas de forma consecutiva
en si acaso apagó la televisión
en el total de horas que le quedan para dormir antes de volver a trabajar
en las pendejadas del jefe
en la forma de subir de peso
en cómo poner un negocio exitoso
en el dibujo que hizo
en la idea de un asesino que vuela
en porqué los perros dan vueltas antes de hecharse
en lo que piensan todos los que comparten ese espacio y ese instante
en cuánto le falta por pagar de ese teléfono que le robaron la semana pasada
en lo que va a usar el dinero de la tanda
en si acaso cerró la ventana antes de salir
en el amor de su vida que está tan lejos
en los amigos que nunca volvió a ver
en lo mucho que necesita un abrazo
en los que ya no están
en la forma de subir sus calificaciones
en la fiesta del fin de semana
en si es normal tener una erección al ver a su mejor amigo
en el acertijo que alguien compartió en facebook
en el antojo que tiene de un frapuccino
en cuántas letras se necesitan para expresar una idea
en la razón oculta para hacer lo que hace
en lo que estará haciendo en veinte años
en si acaso la vida le dará la posibilidad de volver a abrazarla
en si él no la ha llamado porque quizás perdió su número
en si estuvo bien gritarle a mamá antes de salir corriendo de casa
en lo último que le dijo su padre
en su sonrisa
en cuándo fue el último día que compró gas y si acaso no habrá una fuga
en si ya es seguro reanudar la marcha
en la posibilidad de comprar conejos de chocolate, tres por cinco pesos, si es que pasa el joven que los vende
en el ardor de ojos que le hace llorar
en la comezón que arde en su pubis
en la firma de ese contrato millonario
en porqué diablos ni avanzamos
en qué estará haciendo ese joven que mira a todos a su alrededor y parece escribir o mandar mensajes y que pareciera querer entender a todos los que están aquí, esperando y que sólo ahora a dejado de escribir, pues el metro ha vuelto a avanzar y todos parecen listos para lo que sigue, pero la verdad es que nadie tiene ni idea de qué es lo sigue...

cada mente es un universo complejo y se siente importante y vital y en cierta forma lo son,  a pesar de ser efímeros .

viernes, 22 de julio de 2016

welcome to reality

ya me está empalagando la autocompasión
ya me estoy cansando de sentir lástima por mí
ya comienzo a ser el mismo cínico de siempre
ya estoy obligando a mis demonios a hacer sus maletas
ya estoy disfrutando mi soledad por las razones que me permiten expresarme y buscarme y no para encontrar la nostalgia
ya dejo de ver el pasado para ahora enfocarme en el futuro

es una estupidez escarbar la herida para así intentar curarla, pero me ha permitido retirar las impurezas y ahora puedo permitir que el proceso de cicatrización comience y dejar de intervenir
ahora entiendo qué me pertenece y qué enfermedades no son mías, qué vicios no necesito y qué conductas no debo imitar

ahora me queda disfrutar la vida y vivir
dedicarle un espacio respetuoso a mis muertos, sin permitirles ocupar toda mi mente o mi atención

el proceso de luto me demostró que había cosas del pasado que no fui capaz de enfrentar y que hicieron de éste periodo algo más complicado de lo que esperaba

ahora respiro tranquilo y poco a poco retomo mi día a día

jueves, 21 de julio de 2016

sólo hasta que los brazos dejaron de oponer resistencia, se dio cuenta de lo que había hecho

dejó de presionar el cuello y sintió como sus nudillos recibían nuevamente sangre y color y notó la expresión de horror en el rostro que hace sólo unos segundos tenía vida y le había suplicado clemencia

entonces comprendió lo que había hecho, le había arrebatado la vida a otro ser humano, con tan sólo sus manos había apagado la llama divina que era ese ser, a voluntad había terminado con los problemas de ese joven y se sintió poderoso

siempre le hicieron creer que robar una vida era lo más bajo y cruel que se podía hacer y sin embargo él se sintió magnífico, pues ese joven que ahora yacía sin vida, no había dejado de quejarse de su vida y sus problemas y para él, esa no era vida, así que hizo lo que ese joven deseaba pero no se atrevía a hacer, terminar con su vida y su sufrimiento

se acostó junto al frío cuerpo y por primera vez en su vida se sintió feliz, pues no tenía que mentir para impresionar a nadie, no necesitaba inventar éxitos para que lo amarán y no necesitó tratar de ser algo que no era

el cuerpo no rechazó su abrazo y él ya no se sintió sólo

cuando regresó a casa el día siguiente, él lo esperaba y no lo agobió con preguntas y no le exigió nada, entonces comprendió que podía sentirse amado y a la vez ayudar a alguien, conocía muchos jóvenes que odiaban su vida y que buscaban terminar con ella, pero eran cobardes y lo hacían de forma lenta, drogas y alcohol eran las opciones más populares, pero también habían quienes tenían relaciones sin protección con quien fuera por tan sólo unos pesos y ni siquiera se preocupaban de usar protección

y mientras bebía su café tuvo una revelación y compendió por fin para que estaba en éste mundo

la idea de volver a matar le causó una erección

me desperté a las 3:30
un mosquito, que ya había comido de mi, rondaba mi cabeza y terminó de espantar mi sueño
ruidos que no pude identificar captaron mi atención y despertaron mi imaginación
el hecho de que mi perra gruñera nerviosa, despertó mi curiosidad
no tengo idea de qué es lo que ha causado mis interrupciones de sueño en la madrugada
creo que necesito dormir y no escribir, pero creo que debe haber constancia de esto

no sé si preparar café o intentar dormir
por eso me da por escribir

miércoles, 20 de julio de 2016

epifanía a las cinco de la mañana y veinte minutos

como cuando jugaba a ser un chico malo, un cachorro busca pleitos que huía ante la primer amenaza real de peligro, me aferré a objetos transitorios para darme una identidad y seguridad, pulseras, collares y anillos me adornaban pues no sabía cómo ser yo.

creía que tenia poco que aportar, creí que no sabia hacer muchas cosas y quise imitar conductas destructivas por no poder imitar conductas positivas, a saber:

cuando llegué a león todos aquellos que conocían a mi papá coincidían en una cosa, era un chingón en lo que hacía y lo respetaban. yo siendo un cachorro sin identidad y sobre todo, sin juicio propio, no supe como manejarlo, pues quería que la gente me hablara mal de él y así poder justificar mi resentimiento estúpido, pero al ver el respeto que le tenían, entré en conflicto.  lo que me dijeron y les creí que debía sentir por mi papá, no correspondía con la realidad y me costó, pero pude ver lo que muchos me decían, era muy bueno en lo que hacía.

torpe cual era, decidí imitarlo, pero al no tener trabajo de oficina, al no tener estudios y al ser un pobre diablo sin edad para razonar sólo, decidí imitar lo fácil y entonces comencé a beber alcohol.
creí, o quise creer inconscientemente, que esa conducta me hacía un poco como mi papá y adopté un vicio ajeno que convertí en propio. sólo hasta hace un par de años comprendí que ese vicio no era mío y fui capaz de dejar de beber en exceso.
ahora que soy capaz de decir en voz alta,  "perdón, la cagué", puedo darme cuenta de cosas y conductas que no son mías y estos días los he dedicado a analizar qué es mío y qué no, pues no quiero adoptar conductas o incluso enfermedades que no son mías, pues el inconsciente se cree todo y para complacer al árbol genealógico es capaz de adoptar las enfermedades de los padres o abuelos, sólo para tener algo en común, o para tenerlos presentes

necesito tiempo y espacio para pensar y para ver a esos demonios a los ojos y decirles,  "a mí no me estés chingando, aquél que buscas ya se fue" y entonces podré rendir tributo a mi papá como debía ser en un principio, seré aquél que cuando lo encuentres en la calle te diga, "sí, claro que lo conozco, es un chingón en lo que hace..."

sin sentido y sin mayúsculas

el sol todavía va a tardar en salir y yo ya llevo rato pensando en todo y nada
me despertó algo que no sé explicar, quizás sólo fue sed, quizás una presencia o quizás fue algo que soñé y que rehuí
mi perra tiene hipo y ocupa toda la cama, mientras yo escribo nada para nadie y sólo para mí
siento que debería dormir, pero mi mente no

lunes, 18 de julio de 2016

gota de sudor

la gota se deslizó por su espalda con la calma de las gotas que se deslizan por las ventanas en las tardes de infancia, cuando todo recuerdo es benevolente y nos hace sentir bien.

el orgasmo duró una eternidad

domingo, 17 de julio de 2016

no es adiós, es hasta luego

no sé si sentir alivio o lástima, mi vida entera cabría en una maleta.  las cosas que mas valoro y que considero en realidad mías, caben en una maleta y en una hora podría acomodarlas para salir de aquí en caso de que fuera necesario.
una hora, una maleta y tan sólo una lata de café donde quepan mis cenizas y es todo, eso será mi vida entera.
lo único intangible que tengo y que en verdad vale son los recuerdos, todas las veces que hice algo por primera vez, la primera vez que me corté un dedo y por tanto, la primera vez que vi mi sangre, la vez que pinté una pared con aerosol y que decía "pepe destruye", la vez que arrojé una plasta de lodo a la pared de la casa y preferí unas nalgadas en lugar de limpiar, pues iba a empezar he-man, la primera vez que vi los conejos de la casa de la esquina, camino al kinder, patio que sin querer quemé o la vez que comí una quesadilla de chicharrón prensado por primera vez y tantos datos inútiles que a nadie sirven y que poco significan, sólo yo les doy la importancia que tienen pues sólo a mi me sirven.
recetas de cocina, poemas, letras de canciones, nombres de bandas y canciones que comparto con mis seres queridos, cual niño emocionado que muestra sus juguetes, palabras que me dijeron tantas personas, unas ya son polvo, otras poco a poco son olvido, rostros que vi durante mucho tiempo y que hoy son borrosos o simples nombres. 
tu nombre y tu rostro son tesoros que guardo en mi memoria, pues nadie podría cuidarlos como yo

travesuras, miedos, errores, las miles estupideces que dije, las cosas que callé, las veces que cerré los puños con furia, pero no hice nada, las veces que me quedé viendo como tonto mientras mi vida se partía en pedazos, las tardes en que escribía cosas tan personales para terminarlas tirando.

recuerdos, mi vida.  estímulos que en su momento fueron tan reales y que hoy causan una sonrisa, pero que nadie comparte y si alguna enfermedad decidiera sabotear mi mente, ni siquiera eso me quedaría y entonces la pregunta obvia, quién demonios soy, y el trabajo introspectivo continúa, tratar de definir algo sin palabras, comprender la esencia de algo tan fútil y tan hermoso como la vida misma, mi mano se extiende hasta el final del universo mismo, pues somos uno, pero me sé efímero, comprendo lo que soy, pero me cuesta vivirlo.

una muerte ha sido el detonante de una tristeza acumulada, cuando murió mi madre me mentí y me dije que todo estaba bien, pasé más de 15 años creyéndome esa mentira, pero sentía una soledad y una tristeza muy dentro de mi, que en estos días se sintió con la suficiente confianza de venir a visitarme y como sucede con los viejos amigos, nos pusimos a recordar y al principio reímos, pero llegó el momento en que me miró a los ojos y me preguntó a quemarropa,  "¿cómo estás?", hay quienes son capaces de mentirse a sí mismos, yo ya no.
tengo la oportunidad de enfrentar viejos demonios, viejos miedos que en su momento tuvieron lástima del niño que fui, pero que hoy exigen respuestas y no puedo esconderme más.

es necesario que un hombre libre se arrastre y sea pequeño como una liendre, para después poder elevarse majestuoso como un águila.  muchos meditan años para lograr la claridad mental, yo no tengo disciplina ni siquiera para ser cobarde, así que he decidido arriesgarme y tomar un atajo que si bien puede resultar muy caro, el resultado me permitirá comprender lo que soy, la esencia de esa gota divina que pertenece al furioso mar, pero que igual es lágrima que expulsa el dolor y lágrima provocada por una carcajada con los amigos, gota de sudor por tanto correr y gota de sudor que recorre la espalda de aquél que reposa un orgasmo, gota de miel y de hiel, todo y nada, positivo y negativo, una gota de lluvia que moja tu rostro.

me encuentro en medio de la soledad y quiero disfrutar éste momento en mi vida, quiero ser capaz de aprender de éste tropiezo emocional. es cuestión de tiempo, quizás un par de días, quizás un par de años, quizás cuando el universo implosióne, por fin comprenda y entonces podré comenzar de nuevo, siendo otro universo y ya no gota, sino mar.

espero verte ahí también

la lluvia comenzó hace rato, justo cuando pensaba en qué iba a comer. comí atún y sigue lloviendo.

una gota se deslizó desde el pico de una paloma que pasó volando camino a su refugio y conforme la prisa recorría el cielo, la gota cayó al vacío, para golpear mi nariz, miré el cielo y vi pasar una paloma, pero lo que vino a mi mente fue un pensamiento obvio,  "va a llover", la gota que besó mi rostro y las otras más que sentí, eran clara señal.

los charcos poco a poco se apoderan de las calles, miles de millones de pequeñas gotas de agua se reúnen y entorpecen el paso de algunos transeúntes, aunque la mayoría los ignora, pues ni siquiera la lluvia viene en serio, como las crisis o el odio o el miedo, todo a medias en ésta ciudad.

un niño pasa corriendo y reconoce a mi perra, ella le mueve la cola por respuesta y él le explica que hoy no podrán jugar, pues tiene prisa y reanuda su carrera. sólo hasta que dejo la correa en su lugar, recuerdo al niño y la vez que jugó con mi perra. incluso eso me ayudaría a distraerme y no pensar.

el olor a café inunda la casa y al servirme su vaho me besa el olfato y me lleva a tantos lugares y recuerdo tantas cosas que no sé qué sentir, si acaso nostalgia o coraje o quizás derrota.

el café sabe a lo que debe saber, más el toque de vainilla que le he dado y por vez primera en el día, sonrío. veo las gotas golpear lo que ya son charcos y que mañana serán nada, pues se habrán ido esas gotas y al evaporarse viajarán miles de kilómetros para entonces mojar a alguien más, quizás viaje con ellas ésta lágrima.

ha dejado de llover y el sol ha comenzado a retirarse y nadie lo despide, pero a él poco le importa. la luz que tardó tanto en llegar hasta aquí, se va. el día termina, aunque le restan unas cuantas horas, estoy acostumbrado a creer que el día termina cuando la luz se apaga, vestigio de miedos ancestrales, una vez que la luz se va todos se quedan en una cueva esperando a que el sueño llegue y deseas con todo tu ser que nada ataque a tu gente y te mantienes viendo la oscuridad que te envuelve y crees que algo te observa, esperando a que te descuides. después dominamos el fuego y se hizo un poco mas fácil, sólo un poco, porque la llama ilumina fuera pero los miedos son internos.

falta poco para que tenga que encender una luz. la verdad ni sé si quiero. éstos días invité a la nostalgia a pasar un fin de semana conmigo, se acurruca y acomoda en mí. me ha dado pena despedirla. pero tampoco quiero que se vaya antes de tiempo para evitar que después regrese con la furia de un amante despechado.

a veces siento lástima por mi alma que tiene que esperar a éste cuerpo que se aferra a lo terrenal, sin saber que es eterno. la imagino sentada afuera esperando, jugando con un charco, siendo el charco, mientras su vasija busca una manera ingeniosa de decir,  "estoy triste y he estado triste".

viernes, 15 de julio de 2016

en estos días lo único respetable que tenemos es el silencio, por eso le dedicamos un minuto a nuestros muertos.

desvelo

no puedo decir porque, pero una vez más se me ha ido el sueño y me encuentro en medio de la nada pensando en todo.

uno pensaría que al dormir poco el cuerpo se cobraría la falta de sueño, pero no. quizás hay algo que me atormenta muy en el fondo y emerge de las profundidades del inconsciente para enfrentarme en sueños, pero huyo como cobarde y entonces despierto, creyendo que tengo sed o queriendo creer que algo me ha despertado.

pero sin sed, y ya sin sueño, me quedo esperando. esperando a que regrese el sueño, a que se aclaren las ideas.

últimamente he tenido ganas de hablar acerca de ti y de lo que ha pasado, de la forma en que terminó lo que los budistas llaman una ilusión, la vida es una ilusión dicen, y tiene sentido hasta que la ilusión que termina es la de alguien que pertenece de forma directa a nuestra ilusión, es fácil repetir como loro un zen, es fácil repetir sin comprender, es fácil creerse liberado, es fácil escribir no soy nada, es fácil querer creer que se es todo, lo difícil es aceptar el vacío y dar un paso a lo desconocido.

si la vida es una ilusión, tú tuviste una ilusión surrealista, el quijote que adoptó un hijo y que siempre amó la música. te recuerdo con un cigarro en la mano y leyendo el periódico y siempre con bigote. tu vida fue para mi un misterio y aunque me queda claro que ya no tenías ganas de seguir, no sé si te fuiste satisfecho, no sé si dejaste algún pendiente y quizás por eso no puedo dormir, pues me carcome la duda o acaso vienes a verme pero no he sabido escuchar.

creo que voy a dejar de buscar afuera y regresaré al vacío interno, a esa cueva oscura donde se encuentra el cofre con el tesoro llamado yo, el tesoro que significa entender quién soy y comprender, vivir la liberación del cuerpo y aceptarme mortal, para ahora sí, comenzar a vivir libre.

me arden los ojos y sigo sin tener sueño. voy a tomar agua y quizás comience ya mi día, no lo sé. de alguna forma me incomoda pensar que ya hay gente despierta preparando lo que muchos ingratos han de desayunar al rato, sin siquiera darse cuenta del esfuerzo que representa, sin dar verdaderamente las gracias, creyendo que una moneda sucia paga todo.

creo que hay cosas que me ocupan demasiado.

si la vida es una ilusión, quiero que la mía sea la más hermosa, una donde se pueda reír al contarla y que la gente pueda aplaudir al final, pero entonces me pregunto, quien duablos se va a entretener con la ilusión de una mota de polvo flotando en una pequeña piedra que viaja en un punto del universo, universo que colapsaría y daría vida a otro y otras motas de polvo y así hasta el final de la tiempos.

me hace falta dormir, al menos así podría estructurar mi depresión nihilista y dejar de vomitar neurosis que poco aporta.

jueves, 14 de julio de 2016

le ofreció su imaginación para cuando estuviera aburrida
sus uñas por si tiene comezón
sus recuerdos para entretenerla las tardes que se vaya la luz
sus miedos para poder enfrentarlos juntos
se entregó de la manera más sublime que puede lograr un ser humano, se mostró cual era
le entregó sus emociones para que ella las cuidara
le dio sus manos para comparar las líneas de vida y darse cuenta que coinciden en el mismo punto
le entregó sus sueños para que ella le ayudara a darles forma
le entregó su alma, pues comprendió que nadie más la merecía
le entregó su vida entera

               pensado en mi hermano francisco h q .

miércoles, 13 de julio de 2016

today is the day

ahora que gano dinero y soy grande, no me compro todos los dulces que veo en la tienda
no me desvelo por gusto
me como las verduras porque me gustan
no desayuno helado
no veo caricaturas todo el día
no me salgo a mojar cada vez que llueve
en la medida de lo posible me quedo en casa

aunque sigo dibujando

hay cosas que me dije de niño, haría al ser grande e incluso me aseguré que no sería aburrido
sí soy aburrido
en ocasiones bostezo en el cine y no se me antojan las palomitas
ya casi no como gomitas
ahora los dulces me dan miedo, pues significan diabetes o riesgo de
ya no tomo leche, ni sola,  ni con nesquik, me produce unos pedos horribles
ya desayuno fruta
a pesar de que me prometí comer pastel cuando quisiera y no sólo en los cumpleaños, rara vez lo como
si tengo perro pero no me he ido con él a descubrir el mundo
ahora porque puedo, dejo que mi perro se suba a la cama
ya no pido permiso para salir o para prender la tele, pero me estresa que la luz se quede prendida o que la puerta del refrigerador no se haya cerrado bien
me ocupo de comprar comida y me preocupa qué hacer de comer

me convierto en un viejo
poco a poco soy el señor que yo veía en la tienda y al que saludaba,  ahora soy yo él que obliga a los niños a interrumpir su partido mientras gritan,  "espérense a que pase el don", soy el que se queda platicando del clima con el taquero, soy el que mira pasar la vida pues quiere comodidad

soy el tipo canoso que ha decidido cambiar
soy el que ha de vivir la vida y que le contará a sus nietos que fue guardia de seguridad, sólo para poder quedarse en un super a la hora de cerrar, seré el tío buena onda que sabe dibujar, seré el vecino que le cae bien a la niños pues no les pide que se callen, sino que juega con ellos, seré el amigo de la familia que juega a las muñecas y se deja pintar la cara,  seré el viejo arrugado que siempre sonríe y que siempre tiene una historia para contar, seré aquel que cuente su vida emocionado mientras sus manos bailan al ritmo del Parkinson, seré el viejo con alma de joven, seré llama que arde para iluminar, nunca para quemar, seré un viejo y arrugado contenedor de sueños e ilusiones vivídas, seré la mano que le enseñará a tus hijos a dibujar árboles, seré el que le cuente a tus hijos las historias que tú no les contaste por pena, seré testigo de muchas aventuras y de muchas emociones, seré aquel que siempre insistirá para que en su funeral la gente ría por sus locuras y no que llore por lo que dejó,  seré aquel que a los 90 años se tatuará una grosería en la frente para que al verlo en el ataúd, la gente pueda sonreír, seré aquel que podrá levantar la cabeza con orgullo y decir, no me arrepiento de nada, seré un viejo loco que vivió con una sonrisa

seré lo que quiera ser, si comienzo hoy

martes, 12 de julio de 2016

claramente vi como la gota resbalaba desde el techo para caer y volverse una con un charco.
como el río que regresa al mar, como el elefante que va a morir a un lugar con sombra, igual que mis recuerdos regresan siempre a ti.

quisiera tener una mejor memoria, así cuando te vea, no olvidaré las miles de cosas que quiero contarte.

lunes, 11 de julio de 2016

a veces me pregunto si tiene sentido escribir, si sirven de algo éstas letras y la respuesta, aunque duele, es clara, jamás podré arreglar el mundo y jamás podré, con letras, cambiar nada.

y cuando decido dejarlo, abandonar las letras, algo pasa y necesito de la catarsis que supone regurgitar mi dolor en una hoja o en un recipiente virtual.

pareciera que algo o alguien se divierte con mis letras, o al verme escribir o simplemente me engaño, pues ni siquiera para abandonar tengo la suficiente disciplina...

Basado en hechos reales.

Cuando llegó lo esperaba una cajetilla nueva de cigarros Raleigh, la golpeó tres veces en el lomo de su mano izquierda, jaló la cintilla, desprendió el celofán y con las pinzas de los dedos extrajo un cigarro. La llama iluminó sus pequeños ojos mientras el tabaco ardía, el humo y el aroma inundando el pequeño cuarto, dos bocanadas y una nueva nube de humo. Junto al cenicero una Tecate roja bien fría y sobre una servilleta medio limón y un salero.

El aire expulsado a presión aunado al aluminio que cede ante sus dedos forman el característico sonido que muchos asocian a un viernes, a la libertad, a convivir con los amigos, pero él espera sentado y le da una nueva fumada al cigarro, voltea a su lado derecha y ahí está su hermana y su madre que lo saludan mientras esperan con paciencia a que termine el trámite de acceso.

Un trago y una bocanada más. Alguien se acerca y le pide su nombre, él lo da y aclara que el apellido es compuesto. Lo dejan esperando y él presiona contra el cenicero lo que ya no puede fumar y enciende un nuevo cigarro, ahora voltea a la izquierda y ve a viejos conocidos, quien no lo conozca creerá que ha cerrado los ojos, pero esa es su forma de sonreír, con los ojos y de ahí hacia la boca y de ahí hacia el alma.

Alguien se acerca y le pide aclarar su nombre, él se impacienta y les vuelve a explicar que el apellido es compuesto, pero nadie le hace caso y es su molestia lo que hace que un viejo de gran barba se acerque a aclarar el malentendido y justo cuando nos piden que nos vayamos, pues no podemos estar ahí, le escuchamos decir a él, molesto: "¡les estoy diciendo que están bien pendejos, pero nadie me hace caso!".

la nostalgia ha decidido venir a verme, no pude decirle que no, la vi tan indefensa, me vi en ella.

me contó que extraña los días en que reíamos sin prisa y que podíamos irnos a dormir cansados de tanto jugar. me dijo que ha tenido muchas ganas de verte y le confesé que yo también. aceptamos nuestra condición efímera de ser un ente que no tiene relevancia en la realidad, pues lo que yo haga no impacta a nadie, a nada. y sin embargo al sabernos un pequeño dios,  parte de ese todo y por tanto eternos, nos sentimos peor.

me confesó que ha tenido ganas de recorrer esas calles  en que de niña jugaba y ver los rostros que reían junto con ella y abrazarlos y platicar lo que sienten y ahí se detuvo.

yo le confesé que también he estado extrañando y le conté de ti y de mis amigos y de aquellos que no sé dónde están y de aquellos que casi no recuerdo pero que fueron vívido presente. le conté que cuando niño, creía que mi madre al morir se había vuelto estrella y que desde lejos me miraba, también le conté que ahora creo que mi padre no es estrella, sino raíz, uno en el cielo y otro firme en la tierra, me dan forma, pues la sombra del árbol no depende de la luz de la luna, sino de sus raíces.

nos contamos muchas cosas y me prometió que todo iba a estar bien y le creí.

what's wrong, not with the world, but me...

cuando sea alimento de gusanos, y esté bajo tierra esperando nada, recuérdame cantar esa canción que nos gustaba tanto o si fuera que soy polvo en una urna, tararea despacito esa melodía con que veíamos pasar la tarde, jugando a ser eternos y con la vida esperándonos con posibilidades infinitas.

cuando recuerdes mi nombre y yo ya no esté, escucha esa canción que tanto me gustaba y que a ti te ponía de malas, te prometo que te va a dar risa y recordarás las veces que sonreía con desgana y extrañarás los días en que te enojabas conmigo porque tus amigos me caían mal y con lágrimas querrás que vuelva, al menos para burlarnos juntos de ellos y me pedirás que vuelva al menos una vez, una ultima fiesta, una despedida donde podamos cantar hasta el amanecer, jugando a ser eternos. y esa canción que odiabas se convertirá en una forma infalible de evocar mi recuerdo y te sorprenderás escuchándola camino al trabajo y en las tardes en que esperas algo sin saber qué es, esperando que yo cruce esa puerta y al estar ya dentro de tu casa, preguntar si puedo pasar y entonces me recibirás con gusto y me dirás que tuviste un sueño de lo mas extraño y me contarás que yo estaba muerto y que tú llorabas y me pegarás en el brazo por hacerte llorar, pero no hay brazo que golpear y las lágrimas te salen por más que no quieras y te sientas con los recuerdos atascados en la garganta y pensando en lo que pudimos hacer y en lo que nos quedó pendiente.

cuando sea nada recordarás mi nombre y una sonrisa se asomará en tu rostro, pensando que estoy ahí, pero no, seré recuerdo y estaré contigo el tiempo que tú quieras.

espero que así suceda, pues yo no podría verte partir antes que yo.

soy lo que soy

somos nada
somos materia que se desplaza de un lado a otro, pretendiendo alcanzar la posteridad
somos extraños que habitan el mismo espacio
somos energía en potencia que pierde el tiempo en facebook
somos miles de posibilidades que se conforman con ver la tele
somos en esencia, un dios, que vive para impresionar a otros
somos la consecuencia de millones de años y de eventos que nos pusieron aquí y sin embargo perdemos el tiempo
somos algo tan fútil y sin embrago, hermoso y eterno
somos seres con la posibilidad de marcar la vida de los demás, para bien y para mal
somos todo y a la vez nada

somos seres de luz que viven en oscuridad
somos uno
somos la suma que en definitiva da uno
somos la suma de miles de problemas complejos que se hacen llamar vida

somos extraños, hasta que decidimos lo contrario

somos seres que sufren ante la muerte y ante la idea de la nada

soy un ser que te extrañará y que dirá con orgullo tu nombre,  y que sólo podrá platicar contigo en silencio y que llora al pensarte
soy millones de células que responden a estímulos
soy tristeza

adios.

en la madrugada no podía dormir y mi perra le ladraba nerviosa a la nada, nos asomamos a la oscuridad un par de veces, pero no vimos nada.

mientras yo daba vueltas en mi cama tratando de encontrar el sueño,  ella levantaba las orejas como si quisiera escuchar algo con atención.

esa serie de causalidades que llamamos vida coincidieron y quizás eras tú despidiéndote, diciendo un "nos vemos m'hijo", con esa voz tan característica y yo no pude escucharte, pero mi perra si.

quizás quiero creer cosas que no sucedieron y simplemente falleciste para, ahora sí, poder descansar.

pude despedirme de alguna forma y Hasta cierto punto, prepararme, pero la verdad es que la muerte no la espera nadie.

adiós pa, quizás después me podrás contar todo aquello que no platicamos en vida. Me queda el consuelo de que nos queda la eternidad.

martes, 5 de julio de 2016

Te recuerdo.

El problema es acostumbrarse a que sea pasado, quien poco a poco abandona nuestro presente.

Te recuerdo desayunando huevos revueltos con frijoles y un poco de vinagre de chiles, un café humeando junto al periódico, siempre el a.m. y una cajetilla de cigarros raleigh con un encendedor dentro esperando a que terminaras de desayunar.

Te recuerdo siempre con bigote, algunas veces negro, otras tantas gris y ya por último blanco. De niño me hacía cosquillas.

Te recuerdo riendo cuando de niño caí al estanque de las truchas, allá en la marquesa, yo temblaba de miedo y no de frío y tú reías, pues comprendías que son esos pequeños detalles los que sazonan éste insípido caldo que llamamos vida y que sólo uno puede darle sabor, nadie más.

Te recuerdo escuchando tríos, siempre tríos.

Te recuerdo en casa de mi abuelita Paz sentado en un sillón, bebiendo una cerveza tecate con limón y sal y riendo cuando yo te pedía más.

Te recuerdo pasando por nosotros para ir a comer  los viernes, mi madre siempre dando instrucciones para pedir dinero y tú siempre preguntándome como iba en la escuela.

Te recuerdo comiendo chicharrón con limón y sal los domingos, a veces con cueritos y casi siempre con salsa.

Te recuerdo pidiéndome ir al oxxo a comprarte cigarros cuando había visitas y no querías salir. 

Te recuerdo distante, siempre un misterio.

Te recuerdo platicador cuando ya habías bebido.

Te recuerdo manejando en carretera, íbamos a Guanajuato a recorrer mi certificado de prepa y lo que era la oportunidad perfecta para convivir, la arruinamos por orgullo.

Te recuerdo ausente, pero comprometido, pagaste parte de mi educación, sólo hasta la secundaria y quién diría que ese segundo idioma aprendido me abriría tantas puertas y por tanto te estoy agradecido.

Te recuerdo leyendo el periódico, siempre el periódico, nunca libros.

Te recuerdo siempre interesado en el fútbol, a ti te gustaba verlo, a mí jugarlo.

Te recuerdo de muchas formas, pero ahora más te recuerdo en cama sin poder moverte, aún más flaco y sin querer comer, sin ganas de nada pues te condicionaron a creer que tu vida era tu trabajo y cuando te lo quitaron, te creíste sin vida. Te recuerdo sufriendo y cansado y a pesar de nuestros deseos, poco podemos hacer.

Ahora que puedo ver la vida de una forma un poco mas objetiva, te recuerdo con agradecimiento y con orgullo.

Imagino que cuando llegues te estarán esperando con un cómodo sillón y a un lado una cajetilla nueva de cigarros raleigh, una tecate fría con limón y sal y podrás pasar las tardes leyendo el periódico y el viento acariciando tu bigote, a menos de que allá decidas dejarlo e intentes un cambio al rasurarlo, de cualquier manera me dará gusto verte. Cuando sea mi tiempo de ir para allá.

Te recuerdo como mi padre, aunque bien pudimos ser dos extraños más, pero ustedes decidieron adoptarme y hacerme parte de su vida. Y a pesar de que ese "nosotros"no funcionó, nunca me abandonaste.

Gracias por todo.

Mensajes

Ese ente impensable y eterno que algunos llaman dios o universo, tiene un curioso sentido del humor.

El día de ayer tuve la oportunidad de comenzar una nueva etapa en el aspecto laboral y mientras caminaba con prisa hacia las oficinas de mi nuevo trabajo, me di cuenta de que habían muchas patrullas justo enfrente del acceso y por tanto pude ver claramente, la forma en que un pobre tipo esperaba, debajo de un carro, la llegada de los paramédicos. Su pierna derecha mostraba una fractura expuesta y mucha sangre se abría camino por el asfalto, justo en la dirección donde yo me encontraba.

En ocasiones necesitamos un mensaje que nos reitere lo obvio, aprovechar las oportunidades y no perder el tiempo en nimiedades, tomar lo bueno que se cruza en nuestro camino sin preguntarnos si lo merecemos, disfrutar el tiempo con los seres queridos mientras estén, abrazar a la persona amada cuando está y no después de años deseando regresar el tiempo.

Creo que capté bien el mensaje. Ahora abrazo ésta nueva oportunidad, deseando que el pobre tipo se encuentre bien y que ese accidente no signifique no poder trabajar y por tanto no poder alimentar a su familia, pero uno nunca sabe, quizás era alguien que necesitaba ese mensaje, aprender a disfrutar su capacidad de movimiento al estar en reposo mientras sana su pierna, pues hay ocasiones en que necesitamos un recordatorio de lo afortunados que somos.

lunes, 4 de julio de 2016

A pesar de todo los días siguen transcurriendo y la vida se sigue yendo. Unos simplemente viven mientras otros se aferran a la vida y mientras otros se aferran a la muerte y buscan terminar con ellos mismos, envenenando su cuerpo en un lento descenso hacia la tierra que ha de cubrirlos.

Alguien se queja de su suerte y lamenta tener que ir a trabajar, mientras que en algún lado alguien se pregunta si ese charco de sangre es suyo y sí es normal tener tanto sueño, mientras un policia le grita: "no te muevas, ya llegaron los paramedicos".

sábado, 2 de julio de 2016

Los recuerdos llegan poco a poco, como el mar que lame con paciencia el lomo de la playa, como un amante inexperto, pero dedicado.

Y recuerdo aquellos días en que no sabia decir mi nombre y fuimos al zoológico y vinos a los changos y tu sonreías por los changos y por mí. Y de aquellas veces que íbamos a comprar pan dulce, tú comías churros y yo dona de chocolate. O aquella ves que fuimos a casa de tu mamá y ella me veía divertida y me pedía que dijera mi nombre y tú respondías por mi. Las veces que comíamos en silencio, como extraños.

Y así, lo que era calma se convierte en tormenta y vienen recuerdos que no fueron invitados, pero que son parte de lo que somos. Los días en que quise creer que era tu culpa, pues no tenia el valor de aceptar mis errores. Los días en que creí que callando iba a solucionar algo.

Siento que estamos en paz,  pues ya no le cobramos a la vida.

Cuando la tormenta pase, ya podremos sentarnos a ver cómo el sol se esconde detrás de esas nubes, despacito. Quisiera decir que no tardaré, pero no lo sé, esperame con una Tecate con limón y sal y un Raleigh ardiendo bajo el cielo, que yo llegaré y entonces podrás contarme tu historia, no puedo esperar a escucharte.

Recuerdos.

Me pregunto que ocurre en tu mente cuando cierras los ojos y te quedas en silencio, como durmiendo.

Acaso recuerdas los días en que eras niño, o quizás las aventuras de juventud. Me pregunto si en algún recuerdo me ves y ves el que fui en ese momento.

O quizás buscas alejar los recuerdos y como los niños, cierras los ojos creyendo que así no te encontrarán.

Tal vez en tu mente ocurren cosas fantásticas y por eso no te gusta que te despierten, pues los ruidos espantan a las ideas y después hay que buscarlas con paciencia infinita.

Tal vez hay cosas que terminas en tu mente y le das cierre a aquellos pendientes y repasas por milésima vez la lista de aquello que debes hacer y tachas uno y avanzas al siguiente, pero entonces te interrumpo y te pregunto si quieres algo de comer, y con una sonrisa y un movimiento de cabeza me dices que no y cierras los ojos y vuelves a empezar.

viernes, 1 de julio de 2016

Gracias.

¿Te acuerdas que al cruzar la calle siempre me decías, "córrele que nos apachurran"?

¿Te acuerdas de aquella vez que fuimos al zoológico?

¿O de aquella vez que fuimos a la playa y yo corrí de miedo ante una ola? Causando la hilaridad de todos, pues había estado insistiendo que quería ver el mar.

¿O aquellas veces que comíamos paella en la zona azul?  No sé si siga el local, me encantaría llevarte a comer, esperemos se pueda.

¿Y que me dices de la vez que fuimos al estadio León a ver jugar a la fiera?  Nos invitó un amigo tuyo.

Yo sí me acuerdo de eso y mucho más, de los días que pasábamos sin hablarnos pensando que así se iba a solucionar algo. Uno crece y aprende a dar gracias por las cosas, y yo te doy las gracias por todo.

Te lo digo y tú solo sonríes y vuelves a cerrar los ojos, te dejo dormir y me quedo con una sonrisa, disfrutando los recuerdos.

jueves, 30 de junio de 2016

Me pregunto cuánto tardarás en volver.
Y también me pregunto si te reconoceré.

Eso, sí es que existe la reencarnación. . .

Mis ojos masajean las páginas del libro, pero por más que intento, no logro enfocarme en la lectura.

Mis ideas van y vienen, náufrago entre la realidad y la suposición.

Regreso a una ciudad que forjó parte importante de mí, pero las circunstancias no son las mejores.

Amaneció nublado. Veremos si llueve.

miércoles, 29 de junio de 2016

don't waste time, or time will waste you.

Cómo cuando postergas contactar a alguien y te mientes diciendo, mañana le marco y llegado el día te vuelves a mentir y dices que lo harás en cuanto llegues a la casa, pues no puedes hablar desde el trabajo y cuando no tenias trabajo la excusa era esa, no tener dinero.  Y ahí se fue yendo el tiempo hasta que fue demasiado tarde y aunque quieras ya no podrás ver a esa persona. Jamás.


lunes, 27 de junio de 2016

Uno escribe y se pregunta, lo habrá leído
Unos ojos leen y se preguntan, será para mí

De princesas y dragones.

Cuando el caballero llegó al castillo, fue el dragón quien creyó ser rescatado.

La princesa decidió asesinar al dragón, para así ser libre.

No soportó ser libre, así que cada noche la princesa se escapaba al castillo abandonado, lloraba toda la noche sobre la tumba de ese pobre dragón.

El príncipe comprendió que el dragón no tenía a la princesa encerrada, era el único guardián que podía evitar que escapara.

El dragón se dio cuenta de dos cosas, que amaba a la princesa y que nunca podrían estar juntos.

La princesa se cansó de esperar y se descubrió vieja y arrugada y sólo entonces se atrevió a platicar con el dragón, pero no había tal. Nunca lo hubo.

Después de mucha insistencia del caballero la princesa se atrevió a mostrar su sonrisa torcida y él sintió como se le enderezaba el corazón.

Decidieron comenzar por el final, rompiéndose el corazón.

Ahora pasan las tardes enmendando sus despostillados miocardios.

Determinación.

Cansado de dejar las cosas al azar y la suerte, se acercó a ella y al entregarle una margarita con un solo pétalo le dijo:

-"Tú decides, me amas o no me amas".

Enamorados.

Ella derramó una lágrima.

Él creyó ver una tormenta.

Gato negro.

Ya iba en su sexta vida cuando volvió a enamorarse de la indiferencia que habitaba esos ojos y se dijo, quizás ésta vez sí.

Hilarante.

El hombre bala se sentía indispuesto, así que lo tuvo que cubrir el payaso.

Voló dando volteretas y de sus bolsillos cayeron las serpentinas y dulces que tenía listos para su acto. Al caer en la red se tragó el silbato y un sonido agudo inundó la carpa, la gente reía y aplaudía como nunca.

El hombre bala sufría en su carromato, sufría por los dolores de los pedos enclaustrados y sufría por que su temerario reto a la muerte, había sido reducido a risas y burlas.

La rama ha escalado poco a poco, se empeña en abrazar el sol, pero ha sido la lluvia quien la ha herido, pero no de muerte.

Crece hacia un lado la rama, sabe que quizás no alcanzará el sol, pero ahora le servirá de soporte a las estrellas.

Una herida infligida no mata, bifurca el sendero y permite encontrar nuevos caminos.

domingo, 26 de junio de 2016

Casi a medianoche.

El cielo se atrevió a llorar sus penas hasta que el sol llevaba rato de haberse ido.

Cayeron las lágrimas con furia, como aquellos males que nos envenenan y deseamos expulsar cuanto antes y formaron charcos en las calles de ésta ciudad que nunca duerme y sólo por un momento los perros no ladraron pues corrieron a buscar refugio, el señor de los tamales se escondió bajo un techo disfrazado de paraguas y ahí esperó enfundado en un plástico transparente y le dio tiempo para pensar en la falta que hace el dinero y esperó atento, escuchando lo que la lluvia tenía que decir. Un taquero se sienta resignado a ver el agua caer y se lamenta, una puta espera en la puerta del motel y mientras ella susurra un "chingada madre" que se va junto con una nube de tabaco, una niña se emociona al ver las gotas golpear el vidrio del auto y se sorprende al no ver nada y cuando la condensación se lo permite, dibuja un pequeño árbol de ramas torcidas y en los semicírculos que pretenden ser hojas dibuja unas manzanas, siempre manzanas, cuatro de un lado y cuatro del otro, pero la señora que la mira atenta quiere creer que son naranjas y con la mano izquierda limpia lo que puede y se entretiene mirando a la niña dibujar y sabe que llegará tarde a casa y quizás mojada, se resigna y desea al menos disfrutar el dibujo de la niña, pero jamás podrá ver lo que pretende ser un perro, pues el cielo ha comenzado a partirse a pedazos y las gotas insignificantes toman una fuerza descomunal al unirse y convertirse en tormenta.

La ciudad espera paciente a que el cielo derrame sus lágrimas y en la oscuridad se escucha el ronroneo de las nubes, poco a poco la tormenta es un débil chispeo. Poco a poco la gente comienza a salir de sus refugios, algunos corren al metro, otros corren a la combi, algunos por fin pueden entrar a un bar, otros pueden salir de su centro de trabajo, otros salieron de un útero para comenzar a vivir y enseñarles a sus padres a redescubrir el mundo, otros no sintieron la lluvia y no sentirán ya nunca nada, esperan acostados en un ataúd mientras las lágrimas del cielo se confunden con las de sus familiares.

En algún lugar alguien derramó una lágrima no hace mucho, la cual se evaporó y lo que fue pena y soledad se convirtió en nube que cubrió y paralizó por un momento a toda una ciudad.

Pobre de aquel que duda de su potencial, pues está condenado a maldecir la lluvia y no a verse en ella y decir,  "hoy, entrada la noche, detuve toda una ciudad".

I felt the needle deep inside
And suddenly i realized
That it was my life
the one leaving this world

She was yelling at me
Come back, come back
But i was so sleepy
For my dreams i wished to see
And those who left before me
I wanted to see

Now she's crying for me
Without knowing
That's not me
But only a vessel
Which i called myself

Viejo amigo.

La banca del parque ya está oxidada y cubierta de hojas secas.

Las palomas se acercan esperando algo que hace días no llega. Afortunadamente no saben de sentimentalismos, pues entonces estarían llorando por aquél que no ha de venir más.

Rey de papel.

Tirado en la banqueta, mientras el sol le arranca el olor a humedad, el viejo sueña que es una persona rica y que no debe buscar en la basura para comer, tiene sirvientes que lo atienden apenas truene los dedos, pues saben que no tiene paciencia y a su antojo se preparan diez platillos para el desayuno, veinte para la comida y al menos cinco para la cena. Siempre hay agua de horchata en el refrigerador y siempre cerveza fría.

Han habido ocasiones en que ha golpeado a sus sirvientes y es que le gusta su café caliente y las tortillas del día. A veces los ha tenido que marcar con su cigarro, la primera vez fue accidente, las siguientes fueron por gusto.

Así va el viejo, déspota rey de una proyección de su psique, su lado oscuro toma control de ese mundo irreal.

Cuando despertó y se vio en harapos, apestando a orines, entendió cual era su castigo.

For my demons.

Decidió abandonar todo lo que le dijeron que era y decidió forjarse una nueva identidad lejos.

Pretendía dejar todo atrás, sin saber que sus demonios viajaban con él.

Se vio cometiendo los mismos errores y sufriendo los mismos miedos, inventando las mismas excusas y culpando siempre a los demás, hasta que comprendió que de los demonios no se huye, se les enfrenta y sólo entonces podrás reclamar tu historia, solo entonces podrás ser.

viernes, 17 de junio de 2016

Yo, super yo y el ello.

En su mente una voz le dice que ha de matar al dragón, o al menos dominarlo y quien se lo dice se hace pasar por un ángel.

El dragón y el ángel quieren el control de su mente, quieren ser el único.

Pero en medio de ellos se encuentra él, sin saber a quien escuchar.

domingo, 12 de junio de 2016

Sueños.

Espero pacientemente a que llegue el sueño y mientras eso sucede miro fotos viejas, pequeñas capturas de instantes vivídos, hay fotos de otras ciudades y de rostros que hace mucho no veo, hay una donde bebíamos café y nos poníamos al día, hace ya mucho. Hay fotos de rincones de ésta mi nueva ciudad y de otros rostros que hace tiempo no veo. Hay demasiadas fotos de momentos que recuerdo muy bien, algunas calles del centro y muchos mercados, exposiciones de arte y entre ellas hay fotos de Ron Mueck y su tipo esperando y al verla me identifiqué, aunque no tengo idea de qué es lo él espera, quizás se le cayeron los remos y espera a que la corriente lo lleve.

La verdad es que pocos se interesan por lo que tengas que decir, de nada les sirve tu opinión e incluso se ríen de lo que te hace sufrir.

No lo hagas por ellos, hazlo por ti.

Palabras al aire.

Cuando camino por las calles de ésta y otras ciudades, hablo sólo.

Soy de esos que incluso mueve las manos para explicarme mejor lo que sólo yo puedo oír e incluso a veces me repito las cosas, como si de verdad aquello que me digo fuera tan complicado, pero la verdad es que no. Me cuento nimiedades o incluso solo repito en voz alta las cosas que pienso.

Más de una vez me he visto sorprendido por unos ojos curiosos, a veces escoltados por una sonrisa, otras veces es sólo una mirada llena de prejuicio y antes me importaba, ahora sonrío y retomo el hilo de la madeja que es mi mente, siempre llena de nudos.

Si algún día me ves cruzando la ciudad ensimismado, hablando sólo y sin prisa, regálame una sonrisa, que yo haré lo mismo.

La niña ya lloraba cuando mamá entró a su cuarto, lloraba mientras se rascaba el brazo y cuando salieron, las dos lloraban.

Y es que sólo un cuerpo sin alma no lloraría al darse cuenta que hay gente que duerme bajo la lluvia, mientras otros duermen en cómodas camas, quejándose por un mosquito que no les dejó dormir.

Sin posibilidad de pensar.

Cada vez quedan menos lugares para reflexionar. Camino al trabajo la gente va escuchando música o leyendo, algunos incluso duermen mientras señoras los miran con coraje, quieren ver en ellos a los responsables de sus fracasos.

En el trabajo poco se puede hacer, de ahí uno escapa con prisa y regresamos al punto de origen. Comentar las nimiedades del día y ver alguna serie o algún video y después a dormir. Repetir cinco días y los dos restantes, intentar romper la rutina con otra rutina aún más aburrida.

Ya no hay muchos lugares donde se pueda uno poner a pensar, a veces el baño es el único que queda, donde podemos jugar con la imaginación o  simplemente pensar, en el futuro, en lo que no fue, en el pasado, en el trabajo y la posibilidad de hacer algo más, en ese problema que nos está carcomiendo el cerebro, en tantas cosas que se podría pensar si nos lo permitieran, ahora todo es regurgitado y puesto ante nuestros ojos, sólo es cuestión de dar me gusta.

No me gusta.

sábado, 11 de junio de 2016

Seré nada.

Seré el libro que nunca leíste, la camisa que nunca te pusiste pues esperabas adelgazar, el recorte de periódico que alguien guardó durante años pero al que nunca puso atención, la carta de amor que el tiempo le robó el color y el sentido, la foto al fondo del cajón, el billete de un dólar que se pudre en una cartera, el grito provocado por un orgasmo en un convento, las llantas oxidadas de tu bicicleta, el árbol que plantó el niño pero que jamás regresó a regar, las promesas rotas, las miles de rosas que fueron cortadas para impresionar a mujeres egolatras, el curita que tiraste a la basura una vez que la herida cerró, la sangre que manchó las sábanas, causando que las tiraran a la basura por pena, la semilla de fruta que nadie sembró y por tanto no dio vida, las miles de moscas de mataste con gusto a pesar de haber jurado no hacerlo, la almohada de avión que tiran a la basura después de haber sido abrazada, el oso de peluche que apesta a humedad y que se pudre en la basura, la colilla del primer cigarro que fumó el chico que quiso sentirse malo, el cassette que tardaste días en grabar pero que hoy no sabes ni dónde está, el primer diez de un niño genio, la prueba de embarazo que dio negativo ante el alivio de una niña jugando a ser mujer, las uñas que te cortaste sólo por primera vez, el cabello que tapó la coladera, el pedazo de pastel que nadie se comió en la oficina y que tuvieron que tirar, el poema que tardó tanto en escribir él y que ella tiró a la basura sin siquiera leerlo, el sentido de patriotismo que siente un chico de dieciocho años en medio de una guerra que le demuestra que no es valiente, las planas con tu nombre que hiciste en la primaria, el dibujo que hiciste y que tanto te gustó pero que nadie puso en el refrigerador, la oración que dijiste cuando tenías miedo, el dolor de cabeza que sentiste por hambre, la coma que quiere dar punto final a un texto.

Seré olvido. Seré nada y me llevaré todo cuando mueras. Borraré tu existencia y será como si nunca hubieras estado aquí, lo único que te queda es hoy, vívelo y aprovechalo.

Ceguera.

el sol miraba fijamente un charco que olvidó aquella nube que se paseó por encima de una ciudad cualquiera, ese donde un niño saltó deseando llegar muy lejos y que la gente evita a toda costa, sin saber que es tan sólo agua, igual que sus lágrimas y su sudor.

la gente va de un lado a otro siempre con prisa, algunos niños van arrastrados por sus padres, un perro va tres veces que pisa el charco y a diferencia del señor de traje que hizo rabieta, no se molesta, sigue su camino, dando vueltas por la colonia y cerca del mercado.

muchas personas van y vienen, el charco ya lleva rato que se fue, los niños han salido del colegio en azarosa formación, escoltados por madres de familia que comentan las nimiedades del día, conceptos sin substancia que tanto las entretiene, allá un par de jóvenes espera su turno para jugar fútbol, pero les falta uno para completar la reta y se atormentan como si de eso dependiera su éxito.

frente a sus ojos transitan miles de personas que poco les importa conocerse y que sin embargo están ínter conectadas, para bien y para mal. lo que algunos llaman día, está por terminar, el sol ya casi no puede vernos, más que de un ángulo que poco permite vislumbrar, pero entonces sucede lo que había estado esperando, por fin has decidido salir.

con curiosidad mira tu rostro y aún a pesar de su profundo deseo de saber de qué color son tus ojos, nuevamente te has cubierto el rostro al mirarlo, quizás mañana consiga satisfacer su curiosidad.

jueves, 9 de junio de 2016

Note for future self.

Quizás pudiera escribir algo con cierto contenido. Algo que pudiera ser al menos entretenido, pero no tengo disciplina.

Quizás cuando viejo, podré darle sentido a todas estás ideas que hoy regurgito de forma virtual.

Equilibrista.

Dicen que comencé a morir un 24 de septiembre, pudo haber sido la noche del 23. No lo sé. 

Me dieron el nombre que se le da a los primogénitos en la familia de mi papá mas un nombre adicional que rimara con josé, los dos apellidos de mi padre y el apellido de mi madre sumados fueron la causa de un dolor de muñeca intenso en mi infancia y eso significó una aversión a mi nombre, que entendí años después. Cuando niño escribía mi nombre como José Ruiz, así a secas, pero una maestra me corrigió y me explicó lo que era un apellido compuesto y desde ahí me pesó mi nombre. 


Mientras hacia planas con mi nombre, decidí naufragar entre dos mundos, el de la realidad y la ficción. La única forma que he encontrado de visitar ambos mundos ha sido a través de las letras. Me muevo entre uno y otro y creo que aún sé distinguir que costa le pertenece a cada uno y es por eso que aún la gente me considera una persona cuerda, alguien centrado. 

Cuando era niño memoricé una historia, un perfil, gustoso repetí la historia que me dijeron era mía, hice planas enteras con un nombre me dijeron era mío e incluso llegué a tomarle cariño, hasta que un día supe que fui adoptado y el castillo de naipes se cayó y al ver con detenimiento la baraja,  me di cuenta de que estaba incompleta, lo que creí era un todo absoluto e inamovible, era tan sólo una parte, un grano de arena pretencioso quería ser llamado playa. 

Y entonces comenzó mi viaje. Comenzaron las preguntas obvias, cuál hubiera sido mi nombre, cuál mi historia, cuáles mis ilusiones, acaso me llamaría brayan y seria cacharpo o quizás Esteban, aunque no me imagino siendo Esteban y no tengo ni idea de que es lo que hace un Esteban para ganarse la vida. A lo mejor no le tendría miedo a las alturas, pero si un severo problema con la autoridad, debido a un padre alcohólico golpeador, o quizás el alcohólico sería yo y cada noche me iría a dormir y en vez de mentirme diciendo, mañana voy a escribir, quizás mi mentira sería, ya no voy a tomar. 

Entre la realidad y la suposición paso el tiempo y me entretengo imaginando qué sería de mí y a veces me aventuro y juego con la imaginación, pero ocasionalmente me abordan ciertos demonios y me llevan a lugares que creí olvidados, oscuros rincones de mi inconsciente donde habitan los recuerdos que duelen, esos que me cuesta vera los ojos, pues son yo mismo, son mi parte horrible, mi parte que ha presenciado lo que el yo real no es capaz de enfrentar. Mientras uno se miente y cree que todo es hermoso y quiere ver atardeceres de revista, el otro se encuentra a la deriva en medio de la tormenta, luchando contra el mar y su furia. 

De entre esos recuerdos he visto miedos que no son míos, he escuchado la voz que alguna vez me dijo no podrás y entonces comprendo de donde vienen mis miedos, sin que por eso sea yo menos responsable. Sí alguien me dijo No podrás, no es su culpa, pues yo le creí y yo quise repetirme lo mismo. A veces me gustaría ser víctima, pero eso es lo más cómodo, lo que muchos hacen y entonces bbuscó mi culpa, aquello que me corresponde arreglar. 

A veces me atrevo a hacer lo que me dijeron no podría.


Soy bueno dejando ir, ya dejé ir una identidad.


Quizás en un futuro las hormigas del tiempo carcoman el cableado de mi cerebro y ante el corto circuito, la idea de ficción y el concepto de realidad se harán uno y me verás repitiendo cosas que nunca viví, pero que si imaginé y entonces la gente pensará que estoy loco, pero a final de cuentas la realidad son esos impulsos eléctricos que experimentamos a lo largo de nuestro viaje, incluyendo las ideas y conceptos que nunca experimentamos de primera mano. Cuando mis manos bailen al ritmo del Parkinson, dame una pluma y pon atención a lo que sea que escriba, seguro ahí estará lo que hoy no comprendo. 


Sosiego.

Lo que fue tormenta ahora es charco que el sol calienta.

Reina basura.

Sentada sobre un montón de basura juega con la espuma para afeitar que alguien tiró.

Quizás juega a ser repostera o quizás juega a dibujar nubes, pequeños círculos que se juntan para dar sentido al todo o quizás aprovecha la oportunidad de desperdiciar algo sin que papá le grite o sin que mamá le pegue en la mano y le repita que lo poco que tiene, ha de cuidarlo.

Su mirada me golpeó justo en el pecho y después entre los ojos, sentí que no era bienvenido, a pesar de caminar a media calle sentí que transgredía un lugar sagrado y por tanto seguí caminando, donde se encontraba su padre quien recibió una bolsa con ropa, y mientras la señora le explicaba que era ropa que ya no usaban, él rompió la delicada piel de plástico para sacar las tripas del sacrificio recibido.

Entre todas la prendas una llamó poderosamente la atención del que aquí escribe y del padre, la señora aclaró que le quedaría perfecto a la niña mientras yo pensaba lo mismo, el padre extendió el sueter y éste ondeó cual orgullosa bandera.

Lo que ocurrió después sólo puedo imaginarlo, pues no lo presencié.

Imagino a la niña majestuosa sobre una pila de basura, un pequeño sueter rosa cubre sus sucios brazos y le servirá de servilleta cuando coma mango y se tapará con él el rostro cuando le dé pena y solo se asomarán sus blancos dientes cuando confirme que no eres una amenaza, le servirá de almohada y de paraguas cuando llueva, se convertirá en un objeto que le dará  la seguridad que el mundo no ha podido transmitirle y su caravana seguirá cruzando la ciudad despacito, una campana siempre anunciando su llegada, todos los días lo mismo, pero ella siempre en lo alto, cuidando que nada se caiga y escuchando a los perros ladrar  mientras papá y mamá recogen la basura de otros a cambio de unas monedas.

Usará ese sueter rosa hasta que ya no le quede e incluso cuando la mugre haya devorado los tonos rosados, ella lo portará con orgullo pues nada tiene que esconder, tiene la consciencia limpia y eso es algo que no muchos pueden presumir.

domingo, 5 de junio de 2016

viernes, 3 de junio de 2016

Adiós mundo, Adiós.

Se dio cuenta que había muerto porque ya no sentía su cuerpo.

Y recordó el accidente, la forma en que el impacto le robó la consciencia y el segundo en que una voz gritó, se nos fue.

Y recordó a su familia, las deudas que dejó, la renta pendiente y en quince días la luz, el pago del carro y del carro quién se va a hacer cargo, seguro es pérdida total y después pensó en sus hijos y en su esposa y en el perro y se sorprendió al sentir lástima por su perro.

Entonces llegó a un zaguán negro donde un viejo vestido de traje, también negro lo recibió con un abrazo y debe decirse que con pesar, como si no lo hubiera querido ver ahí nunca.

El viejo le dijo que a veces es necesario vivir, pero muchas veces es lo que menos hacen...

Entonces el diablo le dijo, las llamas se encargarán de retirar aquello a lo que aún tengas apego, todo lo terrenal que hayas traído hasta aquí, las llamas se encargarán de quitártelo.

-"¿me va a doler? "

-"Eso depende de que tan aferrado estés a las cosas."

Caminante.

El polvo se elevaba despacito a cada uno de sus pasos, dejando una estela cual estrella fugaz o como el caracol que deja un rastro luminoso para aquellos que decidieran seguirla.

La paloma.

Cree que la gente va a la plaza con el único fin de darle de comer.

Día a día.

El sol iba a tardar todavía un rato más en asomarse, pero él ya llevaba rato despierto. 

Su día comienza cuando algunos se encuentran experimentando proyecciones de su psique cómodamente y mientras él bosteza, alguien sueña que va a la playa, pero una tormenta se lo impide y lo que era paisaje surrealista, se convierte en pesadilla y ahora quiere evitar la costa, los lugareños corren con desesperación mientras él llega a una casa abandonada, aquella donde vivió muchos años y desesperamente busca la pequeña caja donde de niño guardaba sus cosas más importantes, su caja del tesoro protegía una bombocha de colores increíbles, su primer diente que ocultó al ratón de los dientes, una hoja de árbol simétrica perfecta, una concha, el tazo que todos codiciaban pero que nadie podía pagar, una tira que canjearía por unos chetos rojos cuando el antojo lo mereciera y entre otras cosas, al fondo, un calcetín con monedas y billetes y justamente eso le arrebató al cofre y siguió corriendo, bajó por el lomo de un puente y se metió en la garganta de un túnel y vio como se le pudrían las muelas a la ciudad, siguió corriendo y llegó casi a tiempo, quiso pagar la cuenta del hospital pero la enfermera le dijo que no era necesario y él entendió que otra vez había llegado tarde, que no había podido cambiar nada. Cabecea y se da cuenta cuenta que ahora tiene más prisa, casi se ha quedado dormido, el agua ya hierve y él apenas puede con el peso de sus párpados y el de su pasado. 

A veces le da hambre suficiente para desayunar y acompañar su café, otras veces bebe su café en silencio y en medio de la oscuridad se queda pensando. Pensando en todo y nada y se descubre efímero, a veces sonríe al darse cuenta que se divirtió en esa suma de momentos y días que llama vida, nunca brilló, es cierto, pero cuando pudo, compartió su débil llama para iluminar a otros. Nunca será recordado como héroe, pero tampoco como un tirano y a pesar de que no es modelo a seguir, tampoco es corrupto y paga sus deudas a tiempo.  Es un tipo común y corriente y como cualquier tipo común y corriente, tiene una historia fascinante. Es en sí mismo, la semilla de una gran historia, una novela increíble que recorre las calles de la ciudad al lado de otros grandes, pero nadie se ha tomado el tiempo para leerlo y por tanto es tan sólo el libro viejo que acumula polvo y que nadie lee, ese que ya no tiene portada y que la tinta tatuada en el lomo ya no brilla, sino que es opaca y sin vida, pero se nos olvida que las letras no están para adornar y consentir a nuestros ojos, sino para masajear nuestro cerebro. Hoy bebe café con pan dulce, una concha de chocolate pues alguien se comió su dona y mientras mastica mecánicamente y sin prisa, el café poco a poco va recorriendo sus entrañas, el corazón, el cerebro y el estomago lo reciben como el anciano recibe una visita no deseada, sin ganas, sin gusto y sin dar las gracias en voz alta, pues esa visita le permite pensar en algo más y abandonar las ideas suicidas. 

El frío le golpea la cara de lleno, pero resiste y se mantiene firme, no puede tambalearse, es apenas el primer round. El eco de sus pasos se pasea por las calles igual que un niño, se mete en el callejón a ver que hay y de ahí se va a la cochera del vecino y le susurra algo al perro quien se asoma curioso, pasa por enfrente de un semáforo que sólo parpadea y en ocasiones se confunde con el zumbido de un letrero de neón, sube un muro y revienta la frágil burbuja que era sueño de su vecino y lo despierta, baja y se mete en la casa abandonada y al no haber muebles que absorban el sonido, se entretiene gritando su nombre. Sale por la ventana rota y corre al lado de él y espera paciente a su lado pues han llegado a su destino. 

Mirar el reloj como acto reflejo y comprobar que aún es temprano es su forma de decir Buenos días, he llegado. Espera unos minutos en la esquina, debajo de un farol que ya está cansado de iluminar y que nadie le de las gracias. 

El transporte llega a tiempo y se saludan en un susurro, como si no quisieran despertar a aquellos que aún pueden dormir, el chofer cierra la puerta mientras él se acomoda, siempre en la parte de atrás. 

Como un santo moderno que adorna un sitio de taxis, el brillo de una aureola de neón le cubre el rostro y nunca podrá el lector saber de quien se trata, no podrá saber quién es ese anónimo que recorre la ciudad cuando ésta se encuentra dormida y sólo podrá suponer quién es o que hace, acaso matón a sueldo, quizás panadero, podría tratarse de un guardia de seguridad que escribe poesía, el trabajador de una fábrica, un tipo que fue doctor pero que la crisis obligó a cruzar la ciudad para trabajar en un taxi, pudiera ser un escritor talentoso que atiende mesas en un restaurante pues sus cuentos no pagan las deudas, o acaso un artista talentoso que dibuja pedazos de su alma en los ratos muertos en la oficina, o simplemente un buscapleitos un sinvergüenza que no ha podido salir a recorrer el mundo y trabaja reparando refrigeradores. Las posibilidades son infinitas y eso es porque quizás no se trata de sólo un personaje, sino de todos aquellos que le dan vida a ésta ciudad caótica, son todas esas historias las que le dan sentido a la historia que llamamos vida, cada uno con sus sueños y miedos va cruzando la ciudad buscando la manera de seguir perpetuando su existencia y la de los suyos de forma relativamente cómoda y para eso tienen que salir a hacer algo que seguramente no les gusta a cambio de unas monedas y de unos billetes y mientras la comida esté en el plato, los sueños pueden esperar, ya tendré tiempo para poner ese negocio, mañana con calma comienzo mi libro, la próxima semana busco otro trabajo, el próximo año vemos si podemos tener un hijo, en la quincena me compro mis pinturas y ahora sí voy a dibujar, el próximo mes ya voy a juntar para comprarme mi guitarra, la próxima semana que trabajo en la mañana, voy a enseñarle a mi hijo a hacer aviones de papel, si puedo hoy llegando a la casa empiezo mis clases de inglés, voy a pedir un día de vacaciones para ir a ver a mi mamá, éste fin de semana si me voy a comprar el vestido, mañana renuncio, hoy,  si me da tiempo, comienzo a vivir.