martes, 5 de julio de 2016

Mensajes

Ese ente impensable y eterno que algunos llaman dios o universo, tiene un curioso sentido del humor.

El día de ayer tuve la oportunidad de comenzar una nueva etapa en el aspecto laboral y mientras caminaba con prisa hacia las oficinas de mi nuevo trabajo, me di cuenta de que habían muchas patrullas justo enfrente del acceso y por tanto pude ver claramente, la forma en que un pobre tipo esperaba, debajo de un carro, la llegada de los paramédicos. Su pierna derecha mostraba una fractura expuesta y mucha sangre se abría camino por el asfalto, justo en la dirección donde yo me encontraba.

En ocasiones necesitamos un mensaje que nos reitere lo obvio, aprovechar las oportunidades y no perder el tiempo en nimiedades, tomar lo bueno que se cruza en nuestro camino sin preguntarnos si lo merecemos, disfrutar el tiempo con los seres queridos mientras estén, abrazar a la persona amada cuando está y no después de años deseando regresar el tiempo.

Creo que capté bien el mensaje. Ahora abrazo ésta nueva oportunidad, deseando que el pobre tipo se encuentre bien y que ese accidente no signifique no poder trabajar y por tanto no poder alimentar a su familia, pero uno nunca sabe, quizás era alguien que necesitaba ese mensaje, aprender a disfrutar su capacidad de movimiento al estar en reposo mientras sana su pierna, pues hay ocasiones en que necesitamos un recordatorio de lo afortunados que somos.

Publicar un comentario