lunes, 11 de julio de 2016

adios.

en la madrugada no podía dormir y mi perra le ladraba nerviosa a la nada, nos asomamos a la oscuridad un par de veces, pero no vimos nada.

mientras yo daba vueltas en mi cama tratando de encontrar el sueño,  ella levantaba las orejas como si quisiera escuchar algo con atención.

esa serie de causalidades que llamamos vida coincidieron y quizás eras tú despidiéndote, diciendo un "nos vemos m'hijo", con esa voz tan característica y yo no pude escucharte, pero mi perra si.

quizás quiero creer cosas que no sucedieron y simplemente falleciste para, ahora sí, poder descansar.

pude despedirme de alguna forma y Hasta cierto punto, prepararme, pero la verdad es que la muerte no la espera nadie.

adiós pa, quizás después me podrás contar todo aquello que no platicamos en vida. Me queda el consuelo de que nos queda la eternidad.

Publicar un comentario