viernes, 29 de julio de 2016

siguen avanzando las semanas y la rutina sigue su lento andar, como viejos y enormes engranes de una maquinaria que nadie sabe su función

el tiempo, ese concepto que nos permite aferrarnos a las cosas, nos va rebazando y hace con nosotros lo que le place

si supieramos con exactitud la fecha de nuestro último amanecer, quizás no nos iríamos a dormir con tanta tranquilidad

Publicar un comentario