lunes, 11 de julio de 2016

what's wrong, not with the world, but me...

cuando sea alimento de gusanos, y esté bajo tierra esperando nada, recuérdame cantar esa canción que nos gustaba tanto o si fuera que soy polvo en una urna, tararea despacito esa melodía con que veíamos pasar la tarde, jugando a ser eternos y con la vida esperándonos con posibilidades infinitas.

cuando recuerdes mi nombre y yo ya no esté, escucha esa canción que tanto me gustaba y que a ti te ponía de malas, te prometo que te va a dar risa y recordarás las veces que sonreía con desgana y extrañarás los días en que te enojabas conmigo porque tus amigos me caían mal y con lágrimas querrás que vuelva, al menos para burlarnos juntos de ellos y me pedirás que vuelva al menos una vez, una ultima fiesta, una despedida donde podamos cantar hasta el amanecer, jugando a ser eternos. y esa canción que odiabas se convertirá en una forma infalible de evocar mi recuerdo y te sorprenderás escuchándola camino al trabajo y en las tardes en que esperas algo sin saber qué es, esperando que yo cruce esa puerta y al estar ya dentro de tu casa, preguntar si puedo pasar y entonces me recibirás con gusto y me dirás que tuviste un sueño de lo mas extraño y me contarás que yo estaba muerto y que tú llorabas y me pegarás en el brazo por hacerte llorar, pero no hay brazo que golpear y las lágrimas te salen por más que no quieras y te sientas con los recuerdos atascados en la garganta y pensando en lo que pudimos hacer y en lo que nos quedó pendiente.

cuando sea nada recordarás mi nombre y una sonrisa se asomará en tu rostro, pensando que estoy ahí, pero no, seré recuerdo y estaré contigo el tiempo que tú quieras.

espero que así suceda, pues yo no podría verte partir antes que yo.

Publicar un comentario