martes, 1 de noviembre de 2016

To whom may concern.

Un día contaremos riendo, lo que un día vivimos llorando.
Le contaremos, a quien pueda interesarle, nuestra vida a detalle.
Y mientras las manos están bailando al ritmo de un Parkinson, contaremos todas nuestras verdades, por vez primera no callaremos nada, contaremos todo, sin sonrojarnos, con una sonrisa que había estado dormida y que ha despertado a causa de los recuerdos.
Todo lo que tardamos años en vivir y hacer, será resumido en unas cuantas palabras.

Y será ese resumen lo que ayude a comprender el todo que somos, la suma de todas las partes, la suma de todos los recuerdos, la suma de todos los sueños rotos, la suma de todos nuestros efímeros éxitos, la suma de basura material que acumulamos, la suma de poemas aprendidos, la suma de canciones que tanto cantamos, las caricias que dimos y los besos que recibimos, pero sobre todo lo que no tuvimos, aquello que nos impulsó a decirle al mundo: "si crees que no puedo, mírame".

Quizá nuestra historia sirva de inspiración y quien la repita la diga con orgullo o acaso será una historia triste o una de tantas que se cuenta y al poco rato se olvida.

No pretendo impresionar a nadie, pero si en verdad vienes en camino, espero que ésta historia al menos te entretenga.

Publicar un comentario