domingo, 13 de noviembre de 2016

Un hoy difuminado.

Dentro de algunos años me pedirás que te cuente lo que sucedía en lo que hoy es mi diario acontecer, que para ti será pasado inconcebible, y será mi relato lo que conecte ese momento, hoy impensable, con lo que hoy llamo presente.

Por eso quiero poner atención a lo que me ocurre, pues no quiero dejar nada de lado y quiero satisfacer tu curiosidad.

Quizás tus pequeñas manos curiosas acaricien las mías mientras te cuento mi vida y entre miles de 'por qués' tuyos, yo desnudaré mi alma o quizás será una charla de café, siendo tu joven,  lo que desate tu curiosidad, o quizás sean mis arrugadas manos que bailan un swing las que te hacen preguntarte quién soy yo y entonces tendré que invocar recuerdos que creí olvidados y compartir contigo el capitulo de mi vida que creí callar para siempre, ese que me avergüenza y que es mi infierno personal, pero que será algo que compartiré contigo sin dudar, pues tú eres y serás mi parte bella.

Si fuera necesario, desde un hoy que para ti es pasado imposible, te aseguro que no habrá máscaras, mi alma desnuda es tuya. Quiero tener todas las respuestas, quiero saber lo que te interesa, quiero escuchar todo lo que tienes que decir, quiero compartir silencios viendo las nubes que escoltan la luna, quiero estar cuando escuches la primera canción, quiero reír por nada contigo y quiero ser quien sujete tu mano cuando hagas tu primer dibujo, quiero que me aclares todas mis dudas con tu inocencia, quiero tanto y quiero que sea contigo.

Publicar un comentario