lunes, 27 de junio de 2016

Hilarante.

El hombre bala se sentía indispuesto, así que lo tuvo que cubrir el payaso.

Voló dando volteretas y de sus bolsillos cayeron las serpentinas y dulces que tenía listos para su acto. Al caer en la red se tragó el silbato y un sonido agudo inundó la carpa, la gente reía y aplaudía como nunca.

El hombre bala sufría en su carromato, sufría por los dolores de los pedos enclaustrados y sufría por que su temerario reto a la muerte, había sido reducido a risas y burlas.

Publicar un comentario