jueves, 30 de junio de 2016

Mis ojos masajean las páginas del libro, pero por más que intento, no logro enfocarme en la lectura.

Mis ideas van y vienen, náufrago entre la realidad y la suposición.

Regreso a una ciudad que forjó parte importante de mí, pero las circunstancias no son las mejores.

Amaneció nublado. Veremos si llueve.

Publicar un comentario