viernes, 3 de junio de 2016

Adiós mundo, Adiós.

Se dio cuenta que había muerto porque ya no sentía su cuerpo.

Y recordó el accidente, la forma en que el impacto le robó la consciencia y el segundo en que una voz gritó, se nos fue.

Y recordó a su familia, las deudas que dejó, la renta pendiente y en quince días la luz, el pago del carro y del carro quién se va a hacer cargo, seguro es pérdida total y después pensó en sus hijos y en su esposa y en el perro y se sorprendió al sentir lástima por su perro.

Entonces llegó a un zaguán negro donde un viejo vestido de traje, también negro lo recibió con un abrazo y debe decirse que con pesar, como si no lo hubiera querido ver ahí nunca.

El viejo le dijo que a veces es necesario vivir, pero muchas veces es lo que menos hacen...

Entonces el diablo le dijo, las llamas se encargarán de retirar aquello a lo que aún tengas apego, todo lo terrenal que hayas traído hasta aquí, las llamas se encargarán de quitártelo.

-"¿me va a doler? "

-"Eso depende de que tan aferrado estés a las cosas."

Publicar un comentario