domingo, 12 de junio de 2016

Palabras al aire.

Cuando camino por las calles de ésta y otras ciudades, hablo sólo.

Soy de esos que incluso mueve las manos para explicarme mejor lo que sólo yo puedo oír e incluso a veces me repito las cosas, como si de verdad aquello que me digo fuera tan complicado, pero la verdad es que no. Me cuento nimiedades o incluso solo repito en voz alta las cosas que pienso.

Más de una vez me he visto sorprendido por unos ojos curiosos, a veces escoltados por una sonrisa, otras veces es sólo una mirada llena de prejuicio y antes me importaba, ahora sonrío y retomo el hilo de la madeja que es mi mente, siempre llena de nudos.

Si algún día me ves cruzando la ciudad ensimismado, hablando sólo y sin prisa, regálame una sonrisa, que yo haré lo mismo.

Publicar un comentario