lunes, 27 de junio de 2016

Decidieron comenzar por el final, rompiéndose el corazón.

Ahora pasan las tardes enmendando sus despostillados miocardios.

Publicar un comentario