domingo, 12 de junio de 2016

Sin posibilidad de pensar.

Cada vez quedan menos lugares para reflexionar. Camino al trabajo la gente va escuchando música o leyendo, algunos incluso duermen mientras señoras los miran con coraje, quieren ver en ellos a los responsables de sus fracasos.

En el trabajo poco se puede hacer, de ahí uno escapa con prisa y regresamos al punto de origen. Comentar las nimiedades del día y ver alguna serie o algún video y después a dormir. Repetir cinco días y los dos restantes, intentar romper la rutina con otra rutina aún más aburrida.

Ya no hay muchos lugares donde se pueda uno poner a pensar, a veces el baño es el único que queda, donde podemos jugar con la imaginación o  simplemente pensar, en el futuro, en lo que no fue, en el pasado, en el trabajo y la posibilidad de hacer algo más, en ese problema que nos está carcomiendo el cerebro, en tantas cosas que se podría pensar si nos lo permitieran, ahora todo es regurgitado y puesto ante nuestros ojos, sólo es cuestión de dar me gusta.

No me gusta.

Publicar un comentario