lunes, 16 de noviembre de 2015

Todo en un instante.

 

En algún lugar se llevaba a cabo un discurso que pretendía ensalzar los valores que tiene la diversidad y la gran bendición que es pensar diferente, mientras que en otro se reprimía a un grupo que pretendía ser escuchado y plantear sus demandas, las cuales no sabremos que tan coherentes eran, pues lograron callarlos y nunca nos enteraremos.

Mientras que en un festival multicultural los globos de Camboya se elevan y pretenden ser el simbolismo de la esperanza, la gente no los mira, sino que los graba con sus celulares, sin detenerse a pensar en lo que están viviendo, pero pensando que filtro le vendrá mejor a ésta foto y la sensación que será en instagram o facebook.

Al momento en que nació un gorila blanco la gente se maravilló con la nueva pepsi cristal, milagro de la naturaleza, es pepsi, pero es transparente, cosas que uno jamás pensó ver se hacen posibles gracias al trabajo y la dedicación de un grupo de científicos que se enfocan en lo que en verdad vale la pena en esta vida aquello que nos entretiene y nos abstiene de la vida real.

Un niño que practicó durante horas y días toca la flauta por primera vez, lo hace horrible pero su padre lo felicitará de todas formas, porque no puso atención y porque se la pasó hablando por teléfono durante el recital, arregló un asunto importantísimo de la oficina, pero es capaz de decir con orgullo “Puedo equilibrar mi vida y darme tiempo para lo que en verdad importa, ver a mi hijo tocar el trombón.”

En ese mismo instante morirán miles de personas, algunas por un ataque al corazón, otras por un ataque terrorista que será condenado y olvidado con demasiada prisa, y en ese instante, justo en ese mismo instante tú vas a sonreír sin saber porque, y en ese instante, yo moriré.

En ese instante moríremos miles de recuerdos, datos inutiles, olores y preguntas que no hicimos, junto con respuestas que sólo nosotros sabíamos, moriremos y quizás causaremos un vacío, por un instante, después la gente seguirá viviendo su vida a través de su celular y de la pantalla de sus computadoras y en ciento cuarenta caracteres darán pésames ingeniosos y emotivos y en facebook expresaran de forma magistral el sentido de la vida, y después de unos cuantos likes la vida seguirá, la canción seguirá repitiéndose en el playlist de un joven que la acaba de descubrir hasta que se canse o hasta que descubra otra canción igual de genial y mientras tanto seguiremos muriendo,y poco a poco los que estamos no estaremos más y entonces estarán los que hoy ni siquiera imaginamos y por tanto no consideramos y para ellos será lo mismo, al no concebir la realidad sin nosotros nos ignoraran, no se darán cuenta de que nosotros también reímos ante los mismos chistes grabados en youtube y que comimos en la misma mesa de ese restaurante en el  centro y quizás cuando se paren a esperar el metro no se imaginarán que nosotros también esperamos ahí, golpeando el suelo con el mismo pie, en el milímetro exacto y sin querer y sin saberlo, seremos uno en el espacio, pero ya no en el tiempo.

 

Y quién sabe, mi mejor amigo vive en el futuro, o vivió en el pasado, no tengo forma de saberlo. Es posible que yo soy aquel que alguien añoró por mucho tiempo durante años pero nací mucho tiempo después y en el segundo exacto en que se producía el orgasmo en que fui concebido, ese ser exhalaba su ultimo aliento y sin saber porqué, se despidió de este mundo sonriendo.

 

El mundo sigue girando y en algún lugar miles de personas corean con emoción orgásmica una canción que él cantante ya está cansado de cantar y en la oscuridad mientras la música golpea sus oídos con furia, una pareja se mira con amor por primera vez y se toman de la mano y comienza para ellos una nueva historia. Y un niño en el colegio se voltea sonrojado al descubrir que él le devolvió la mirada curiosa y mientras la maestra repite lo mismo que el año pasado,  se vuelven a ver sin miedo y descubren que lo que sienten es hermoso, pero los han condicionado a sentir culpa y evitarlo, y ambos irán sufriendo por la vida conquistando chicas deseando besar un hombre.

Se irán conmigo ideas, olores, recetas, chistes, anécdotas y recuerdos que no compartí, y el mundo seguirá girando y aunque me cueste creerlo, no se detendrá ni un segundo. Quizás alguien sienta tristeza, pero como todo, se acostumbrará o lo olvidará y el siguiente año mi foto adornará un altar de muertos y junto a una flor naranja se encontrará una pluma y mis acuarelas que alguien guardo por cariño, o porque se aferra a la idea de que tener algo mío me mantiene vivo. Y en otros lugares del mundo alguien pedirá halloween y algún niño de la calle dormirá con hambre mientras mi platillo favorito se enfría en un altar, y una veladora iluminará mi rostro carcomido por el tiempo y los recuerdos mientras en un rancho la luz del sol los abandona y todos tienen que irse a dormir porque la última vela se usó ayer, y un niño se despertará a media noche y la madre correrá a darle de comer creyendo que esa es la causa, sin saber que fui yo quien desperté a ese niño, mi curiosidad me invitó a verlo y seré yo el que despertó al niño al susurrarle al oído, todo va a estar bien.

 

Cuando muera nos iremos muchas cosas, sin saberlo nadie nunca, talarán un árbol que ya tenía ciento veinte años y será convertido en tablas, que se usarán para armar el pódium donde expertos discutirán la repercusión del ser humano en el medio ambiente y lo importante que es tomar consciencia, y un escarabajo, el último de una especie hasta entonces desconocido, será pisado por un explorador en África, y un perro se sentará a esperar a su amo, sin saber que éste nunca regresará de la guerra, y un niño morirá desangrado por vivir en un país que ha estado en guerra y él sin saberlo, jugó en un campo minado, y alguien de catorce años llorará al perder al amor de su vida, y un anciano en el mismo instante perderá a la compañera de su vida y correrán muchas lágrimas, una lágrima aquí porque una muchacha no podrá salir ese fin de semana, y una lágrima allá porque no le regalarán un cachorro al niño, otra lágrima porque alguien descubrió que santa no existe, allá llora alguien cuando el doctor les explica lo peligroso que es un tumor en el corazón y como un niño, su hijo, no es capaz de soportarlo, pero también se llora al ver un ser vivo nuevo, y la madre siente como el miedo se le va junto con esa lágrima, pues su hijo ha nacido para aclarar todas sus dudas y ahora todo tiene sentido, el señor que llora por primera vez al abrazar a su hijo, lo sujeta con fuerza pues no quiere que nadie lo vea llorar, un chimpancé, en contra de todo pronostico, llorará cuando con lenguaje de señas le expliquen que su amigo bobo ha muerto a manos de un cazador y entonces llorará por la humanidad entera, por los que no pudieron amar cuando debían, por los cobardes que no fueron capaces de pelear por amor y que huyeron y llorará por los abrazos que no se dieron a tiempo y llorará por los perros que murieron atropellados y que nadie se ocupó de enterrar, y llorará por los niños que mueren de hambre y frío y también llorará por la gente que duerme bajo un puente y por aquellos que se aferran a un rosario y rezan para exorcizar sus miedos, y aunque las lágrimas no basten, él llorará por todos, por ti y por mí, pues sabe que dejé cosas pendientes y que no te dije otras, y que algunas que dije no debí y llorará y llorará por bobo y por ti y por mí y por él, por todos y un científico de percepción pobre dirá que no es posible que llore tanto, pero llora porque desarrolló consciencia y porque ahora se hace más preguntas y son las respuestas mas tristes las que le llegan, poco le importa a pocos, pero puedo decirte que tú a mí me importas.

Publicar un comentario