jueves, 22 de noviembre de 2007

Divagación atea del perdón....

El día de hoy, bueno en realidad ayer Miércoles, en la escuela se tuvo una plática acerca del perdón. Acerca de lo que implica perdonar y los beneficios que implica este acto.

Yo considero, y de hecho constaté durante la plática, que muchas personas perdonan más por el miedo a un Dios, o por querer imitarlo.

Cito con palabras más, o palabras menos, pero intentando no perder el contexto:

"El no olvidar carcome nuestra alma" de acuerdo

"Sufrir para aprender, para encontrar a dios" ...

"El perdón no es olvidar, pero ayuda a sanar el dolor, y sólo imitando a Cristo, o a dios, podemos perdonar siempre, y así, nos pareceremos a él." ...

"Corazón contento, rostro radiante" totalmente de acuerdo

Y algunas otras máximas que he olvidado, pero básicamente es la idea de imitar a dios, y perdonar siempre.

Ahora me preguntó, y si les quitamos a dios, cúal es el sentido de perdonar...

Uno que es ateo, al menos entiende de manera racional que al recibir un daño, lo más sano es perdonar, por que no tiene sentido estarse atormentando por algo que ya pasó. Sufre más aquel que se aferra a ello. Inclusive pudiera ser que aquel que ofende olvida la ofensa al cabo que esta termina.

Pienso que el verdadero valor de perdonar es que nos hace mejores seres humanos. No sé si hay alguien que escribe el complicado guión que es nuestro diario acontecer. No sé si algo superior a mí me ha colocado en esta vida, plantando aquella maleza en la que he de ver entorpecidos mis pasos. No lo sé, y como no me preocupa, justifico mis actos por el hecho de que es una mierda estarse mortificando por cosas que ya están en el pasado, no quiero imitar a un buen hombre, o perdonar a los demás bajo la consigna de que pretendo trascender. Me nace perdonar a aquellos que me hayan ofendido, inclusive sin saberlo.

A través de mi vida aprendí que el perdón por si solo tiene un valor, y que la mejor manera de perdonar, es cuando se hace de corazón, sin querer buscar algo a cambio. Inclusive, cuando ese acto se hace en silencio, en privado, sin testigos.

Las cosas que mas valen se hacen de corazón, sin la intención de que sean reconocidas.
Publicar un comentario