viernes, 9 de noviembre de 2007

Fin de día

Es hora de recoger el campamento, otra jornada laboral que llega a su fin.

Me llevo mis miedos, mis frustraciones y mis metas, las coloco en mi mochila, sin orden, no me preocupa que se pudieran golpear.

Voy al baño antes de salir, me incomoda andar por la ciudad haciéndome pipí o teniendo que preocuparme por mi esfínter.

Esta por salir el sol.

Estoy por salir de aquí.

Tiro lo que se tenga que tirar, recojo mis cosas, pienso que me duele la cabeza, pregunto si hace frío, al parecer menos que ayer. Apago las bocinas, las computadoras, paso al baño, bajo las escaleras, digo buenos días al guardia, el que siempre se ríe conmigo y yo con él, a veces creo que sabe lo que pienso y por eso se ríe...

Siento el frío en la cara, espero el camión y pienso en todas aquellas ideas maravillosas que tenía para escribir aunque fuera algo aceptable, pero que se fueron tan pronto me senté para escribirlas...

Es tarde ya, será mejor que deje de divagar y me aliste a seguir con la rutina...
Publicar un comentario