jueves, 4 de mayo de 2017

Por lo que mas quieras, no.

Sí alguien le hubiera preguntado en qué momento dejó de ser niño, no hubiera sabido qué responder. Quizás cuando dejó de ensuciarse las rodillas al jugar, pero no sabía en que momento había ocurrido eso.

Lo qué si recordaba muy bien eran las veces que le habían dicho que no,
que no se metiera las cosas en la boca,
que no gateara lejos de mamá,
que no comiera tierra,
que no se hiciera pipí mientras lo bañaban,
que no jugara con la comida,
que no mordiera a los demás,
que no se metiera los dedos en la nariz,
que no comiera con la boca abierta,
que no jugara con la comida,
que no estaba bien comer helado como desayuno,
que no subiera los codos a la mesa,
que no dejara la tarea del fin de semana hasta el domingo,
que no se le olvidara decir por favor y gracias,
que no jugara dentro de la casa,
que no copiara en los exámenes,
que no aventara bolas de papel,
que no jugara en el suelo,
que no ensuciara tanto la ropa,
que no escupiera,
que no anduviera sin suéter,
que no anduviera en la bicicleta tan rápido,
que no tomara café, pues era un niño,
que no hiciera caras, pues le podía dar un aire,
que no hiciera berrinches,
que no dijera mentiras,
que no dejara subir el perro a su cama,
que no dejara juguetes tirados,
que no se portara mal en la escuela,
que no interrumpiera a sus compañeros,
que levantara la mano para hablar,
que no se distrajera en clase,
que no comiera chatarra al salir de clase,
que no fuera tan respondón,
que no se peleara en la escuela,
que no escuchara música tan fuerte,
que no le respondiera a su mamá,
que no hablara tanto,
que no faltara a clases,
que no le contestara a sus profesores,
que no le pusiera cara a sus primos,
que no viera tanta tele,
que no comiera en la cama,
que no se juntara con malas personas,
que no fumara,
que no tomara alcohol,
que no ignorara a su abuela,
que no se acordara de sus papás más que para pedir dinero,
que no tomara dinero de la bolsa de mamá,
que no usara jamás drogas,
que no estuviera protestando,
que no se metiera con el gobierno,
que no se hiciera el chistoso,
que no gastara su dinero en tonterías,
que no dejara la escuela,
que no escuchara esa música del diablo,
que no se comprara esa guitarra, mejor algo de provecho,
que no pasara tanto tiempo encerrado,
que no se comprara una moto,
que no jugara tantos videojuegos,
que no se durmiera tan tarde,
que no estudiara esa carrera,
que no se conformara,
que no se podía vivir de la música,
que no iba a sobrevivir como artista,
que no perdiera el tiempo escribiendo tonterías,
que no se le olvidara ahorrar,
que no dejara de pensar en el futuro,
que no comiera demasiadas grasas,
que no se desvelara tanto,
que no estudiara esa otra carrera,
que no saliera todos los fines de semana,
que no podía perder el tiempo como cuando niño,
que no olvidara lo importante de la vida,
que no era normal ese dolor en la espalda,
que no debía fumar tanto,
que no tomara tanto café,
que no se desvelara,
que no comprara idioteces, mejor ahorrar para una casa,
que no podía correr como antes,
que no le tuviera miedo al examen de próstata,
que no quisiera sentirse chavo otra vez,
que no se enojara sí las cosas se le caían, es la edad, decían,
que no se preocupe de olvidar las cosas,
que no tomará tanto café, pues le hacía daño,
que no dejara de tomar su medicina,
que no dejara de visitar al médico,
que no dejara lo importante para mañana,
que no ignorara las recomendaciones del médico,
que no se levantara de la cama,
que no se saliera de casa solo,
que no le gritara a la enfermera,
que no le diera pena pedir ayuda para ir al baño,
que no comiera solo, pues tiraba todo,
que no escuchara la tele tan fuerte, pues no todos estaban sordos como él,
que no haga las cosas él, que pida ayuda,
que no,
que no se olvidara de…
que no dejara de comer,
que no se dejara vencer,
que no se olvidara que lo amaban,
que no
que no
que por lo que mas quisiera,
no,

que no se fuera, que por lo que más quisiera no se fuera, que luchara contra esa enfermedad invisible, que había tanto por vivir.


Que no se muriera, que por el amor de dios, no se muriera.  
Publicar un comentario