miércoles, 10 de febrero de 2016

Nada más comodo....




justifico mis errores ortográficos basado en que el lenguaje es un ente vivo y ejerce su libre albedrío, como aquel joven brillante que abusa de drogas y alcohol.


Publicar un comentario