martes, 9 de febrero de 2016

Tormentosa relación



Y si resulta que en este momento, en otra dimensión en el mismo espacio que estás ocupando, se encuentra alguien más, o algo más. 


Los doctores insistían que era esquizofrenia, yo les decía que no, pero qué va a saber un niño de ocho años, al cabo los que estudiaron fueron ellos. Siempre las mismas preguntas tontas, "¿Pero entonces ves a alguien que te jala?" Y por más que les decía que no siempre anotaban en un cuaderno cosas que me imagino que ni ellos entendían. 

Te cuento, nos mudamos a esa casa porque a mi papá le ofrecieron un trabajo en Guadalajara y pues ni modo de que se fuera sólo, así que fuimos todos con él. La empresa le consiguió la casa, creo que eran terrenos del corporativo o la empresa que construyó las casas era de la misma familia de la empresa de mi papá, algo así, el chiste es que no pagábamos renta y a mi papá le pagaban muy bien, lo malo era que estábamos como en un pueblito entre dos cerros, donde la empresa estaba al pie de un cerro, las casas del otro lado y en medio había una escuela y un como centro comercial, con una semana viviendo ahí ya conocías a todos. 
En la escuela no hice amigos, bueno me llevaba bien con algunos más que otros, pero eso que se dice amigos, no. 

Total que a mi mamá se le ocurrió organizar una comida con algunas señoras, los esposos y por supuesto los hijos. Después de comer los niños nos sentamos en la sala y comenzamos a jugar juegos de mesa que yo traje de mi vieja casa y algunos otros juguetes que me regalaron de despedida mis amigos, así que fui la sensación y me convertí en el niño que tenía muchos juguetes padres, aunque nadie sabía mi nombre. 

Después de jugar una tarde y de despedir a los niños que fueron a visitarme, mi mamá tuvo que salir corriendo, nunca me dijo qué pasó, pero me pidió que cuidara la casa mientras ella salía. 

Y ese día fue el primero, comenzó con algunos ruidos, siempre detrás de mí, nunca podía ver si se caía algo o qué era lo que hacía el ruido. A veces chocaban los vasos, como si alguien los moviera, pero no había nadie. Otras veces mi mamá me gritaba en la mañana bien enojada porque mis juguetes estaban en la sala tirados, y yo todavía medio dormido los levantaba, hasta que me daba cuenta de que yo no los había sacado...

Después con el tiempo empecé a sentir que me tocaban, como cuando te dicen "tú las traes", un toque rápido pero no fuerte... No sé cómo explicarlo.

Ah y pues fue entonces que vinieron unos psicólogos del trabajo de mi papá y me hicieron no sé que tanto estudio... Siempre con lo mismo, que si lo veía, que si sabía quien me tocaba, que si alguna vez lo había visto.... Por más que les dije que no, pero lo raro era que me preguntaban como si supieran que era lo que pasaba, pero terminaron diciendo que era esquizofrenia...

Total que pasados seis meses le dieron las gracias a mi papá en el trabajo, y hace poco llegamos a vivir aquí, el otro día le pregunto mi tío que qué había pasado, y mi papá dijo "pues no sé mano, fíjate que estaba todo muy bien, pero al parecer estaban esperando algo que no pasó o no sé, lo único que me dijo mi jefe fue que no podían seguir invirtiendo tanto dinero sin tener resultados "tangibles" cosa que no entendí, pues ya ves que yo estaba en contabilidad..."

Uno de mis amigos del DF, donde vivía antes, me mando un recorte de periódico por mensaje de feisbuk y dice que encontraron un pueblo fantasma cerca del pueblo donde yo vivía, y quedó de mandarme una foto, por que la del periódico está toda fea y en blanco y negro, no se alcanza a ver nada. 


-"Y no crees que era un fantasma"
-Pues no sé, a lo mejor. Puede ser que sí...

 

 
Entonces comprendí que el fantasma no quería asustarme, era torpe, pero sólo quería un amigo.
Publicar un comentario