sábado, 26 de septiembre de 2015

De verdad, gracias.

Gracias a todos los que dejaron de hacer algo en su día y se tomaron el tiempo para escribir “muchas felicidades”, es algo que damos por sentado en estos días, y que incluso es un acto autómata en algunos casos, pero yo creo firmemente que habla bien de la persona que se toma el tiempo para escribirte o llamarte y desearte un buen cumpleaños. Siempre lo he creído y siempre lo creeré, estamos en un tiempo en el que hacer favores se considera debilidad e incluso una estupidez. Es cuestión de perspectiva, yo lo considero algo vital para que este decadente mundo pueda convertirse en lo que todos queremos, pero que pocos hacemos algo por lograr.

Publicar un comentario