sábado, 4 de febrero de 2017

Sueños



Se imaginaron el uno al otro en sueños, ahora se buscan como ciegos.

En medio de la nada se respiraba el fuego del desierto, el sol iluminaba todo, curioso. Las nubes hacía meses que no se asomaban por aquí, pareciera que no volverían jamás.

La soledad sentía como el viento le acariciaba el rostro, despacito.

Él jamás podría haber imaginado que era un sueño. Era una realidad, un momento condenado a ser olvido, pero realidad al fin de cuentas.

Ella lo encontró buscando comida, y los dos se vieron como dos desconocidos, sin saber que les quedaba la eternidad para derrumbar esas barreras mentales que nos separan. Y así, utilizaron las cenizas de sus miedos para cimentar un castillo, donde ella sería le reina y él, el dragón que la protegería de todo y de todos.

Ahora en sueños ella se acurruca mientras él acaricia su cabello y un día que no termina nunca, los mira amarse por siempre.

Los soñé en una ocasión, hace años, y me pregunté hoy qué sería de ellos .

En medio de la nada de mi imaginación se aman por siempre y se platican las historias mas hermosas cada día, él inventa tesoros que ella guarda para siempre

A veces me da pena ser mortal y no por mí, no por ego, sino por ellos que han de morir conmigo, o acaso su amor perfecto, ha trascendido la mundana mente que los concibió y tienen ya su propia realidad, un universo paralelo que es único y propio de ellos.

Eso, sería mi consuelo. 
Publicar un comentario