sábado, 19 de noviembre de 2011

No debemos escarbar.

Aquella vez sonaba el satánico Dr. Cadillac, de los Cadillacs, había bebido bastantes cervezas, pero no estaba ni remotamente ebrio.
Desde el trabajo nos habíamos mirado con mutuo interes, aceptamos ir a ese bar con el pretexto de vernos ahí y romper el hielo una vez más.
Bailamos a causa del alcohol más que por verdadero afán lúdico, y mientras tropezabamos con las demás parejas nos veíamos obligados a tener más contacto, hasta que sucedió lo que era de esperar.
Ese primer beso de muchos nos dio mucho de que hablar, a tí y a mí, y después, como sucede muchas veces, esos besos se llenaron de resentimiento, te diste cuenta que cuando trabajo en serio me concentro al punto de dejar de ser "cagado" y/o chistoso.
Nunca hablaste de frente, nunca dijiste lo que te molestaba.
Siempre me ha gustado escribir ñoñerías, y no como recurso, sino por que las siento, pero no bastó. Te aferrabas a aquel que siempre estaba diciendo cosas que te hacían reír, o pensar...

Buscaste un sustituto.

Ayer que te vi me dio simple gusto de verte, me confesaste que no eras feliz, y que te arrepentías de haberme dejado ir.
Solamente pude decirte, "Te dejo, se me va la combi..."

Qué más podía yo decir?
Published with Blogger-droid v1.5.8
Publicar un comentario