sábado, 19 de noviembre de 2011

Deja vu.

Se queda el sabor a nochebuena y cigarro, un dolor de cabeza que incrementa con simplemente moverla. Abrír los ojos con esfuerzo, las palabras comienzan a tener sentido otra vez, ver el rostro hinchado de quien dice, "te quedas o qué pedo?".
Incorporarse cuesta mucho trabajo, el reloj marca dos horas más de aquella vez que fue visto por última vez, un rapido cálculo mental y teminar con un, "no mames, no dormí nada", así son las palabras, las usamos como si fueran ciertas, si dormí, pero no lo suficiente.
Orinar, un poco de agua en la cara, salir al sol, al ardiente sol. La boca pastosa reclama agua y una buena lavada, por ahora solo podrémos solucionar una de esas cosas.

Sabes que te ves como borracho al juzgar la reacción que provocas en el rostro de los demás.

Unos tacos de guisado, una coca bien fría y rezar por que el cólera siga siendo solamente una estadística.
En el metro siempre transcurre el tiempo demasiado lento, más si se tiene prisa, o ganas de llegar al destino.
Camino a casa me vinieron dos tres ideas que consideré geniales, pero sin pluma y con celular descargado no hay mucho que hacer.
Comer algo sin apetito, pero con intención de llegar al estado catatónico de la digestión, y así, llegar a la inconciencia del sueño más rapido.
En lugar de eso, escribír líneas que repasan un sentimiento. Releyendo tratando de encontrar las faltas ortográficas, pero siempre dejando la línea, o el parrafo, tal y como fue concebido.

Me viene a la memoria el payaso que soñé en esa media hora de REM, estaba en blanco y negro, reía de mí, mas que conmigo, me daba globos, largos globos, todos de diferentes colores, pero siempre en el mismo tono grís, y apenas los tocaban estos reventaban, uno a uno se iban tronando, y uno a uno me causaban más impotencia y tristeza.
Entonces acercó su gran nariz gris a mi rostro, y con voz demasiado grave para un payaso me dijo, "si no deseas el globo, jamás podrás tenerlo, ahora vete".
Despertar con sabor a cerveza nochebuena y cigarro, ojos hinchados, las palabras comienzan a tomar forma.

"Te quedas o qué pedo?"

Responder de la mejor manera posible, " sí, vamonos..."
Published with Blogger-droid v1.5.8
Publicar un comentario