jueves, 30 de agosto de 2007

El Patriotismo es el refugio de los sinverguenzas.


Se acerca el mes en que todos se sienten orgullosos de sus raíces, de su país, de su cultura, de su gente y sobre todo, del hecho de pertenecer a ese Fenómeno social y cultural que es méxico.
En todos lados ondean banderas orgullosas, generalmente nuevas. A manera de constatar que efectivamente en dicho lugar, se desenvuelven y existen mexicanos, desde Taxis, hasta corporaciones multinacionales. Los departamentos gubernamentales son los que presumen mas las banderas, son los que "deben" de presumir mas su condición de mexicanos, por que "trabajan para mexico y para los mexicanos".

Esta fiebre patriótica, no quiere decir que todo mexicano pueda convivir de manera pacifica con sus congéneres, no, simplemente se agrega el viva méxico a las mentadas de madre. Ahora los improperios tienen tintes nacionalistas.

Este fenómeno se repite cada año, así que sería interesante ver donde quedaron aquellas banderas que el año pasado eran estandarte de orgullo y pasión por un suelo y la gente que lo hace vivir.

Es acaso la bandera un simple ornamento que adquiere poderes místicos en Septiembre? En que momento perdió ese valor.
Actualmente solo tienen significado el himno y la bandera cuando juega la selección y en el mes "patrio", ha dejado de ser un motivo de orgullo. Es raro aquel que sienta escalofríos al escuchar el himno nacional, y aquellos que realmente sienten que esas notas tocan su ser y lo estremecen, callan. Desafortunadamente es mal visto el amor a México fuera de estos dos eventos...

En septiembre se ven por todos lados globos y adornos tricolores, es mas fácil decir en voz alta esas consignias patrioticas, que aunque algo incoherentes o absurdas, son maravillosas en sí mismas, por su peso, por ejemplo, "Patria o muerte!" "Pan y libros"...

Que poca suerte tiene nuestra bandera, la presumimos un mes, la presumimos todo un mes, justificamos nuestras reuniones, por el amor hacia ella. La ondeamos, sin orgullo, sin pasión, simplemente la utilizamos domo adorno, como rebozo que no calienta, pero al menos cubre, como paliacate, como servilleta, como un trapo...

En octubre se nos olvida ese amor, y es entonces que adoptamos una costumbre, la hacemos nuestra y dejamos todo a un lado.

El patriotismo no es malo, al contrario. No crítico ese amor al suelo que nos vio nacer y que nos da para vivir, independientemente de la calidad, no, no lo critico. Lo que critico es que solamente se tenga ese orgullo un mes al año.

El patriotismo es el refugio de los sinvergüenzas, deberíamos ser mexicanos todos los días.
Publicar un comentario