sábado, 4 de agosto de 2007

Primer Movimiento. La Introducción

Que fácil era pasar el tiempo,
sin pretensiones,
tan sólo estar, para poder ser.
El aire pesaba menos.

*********************************************************

La música tiene la mayor ventaja sobre todas las artes, se puede improvisar.

Quien escribe lo hace de corrido, a menos de que el texto lo requiera, tan sólo depositando en tinta, o en pixeles, la información que le dicta el corazón, y en algunos casos, pocos, lo que dice la razón. Sin embargo es difícil ver, o escuchar de alguien que improvise mientras escribe. Tal vez se redacten ideas al aire, pero después serán evaluadas, corregidas, enaltecidas y manipuladas, causando que la idea original se aparte del texto. Esa idea que nos parecía tan genial camino a casa, o mientras pensábamos en la lista de pendientes o encerrados en el baño, o que simplemente nos viene al tomar la pluma, o el teclado, se convierte en algo lejano a lo plasmado. En algunos casos las variaciones serán mínimas, pero serán afectadas.

Y sólo en la música, conforme se siente se transmite ese sentimiento en forma de acordes. Es posible tener una idea, y tal como es concebida, transmitirla, sin intermediarios. Eso es lo que hace a la música tan genial, por que cuando alguien improvisa se detectan las fallas, el desafinar es humano, el no llevar una progresión de notas de manera correcta es lo que nos distingue de los demás seres, por que aún cuando se desafina, se puede ser testigo de un sentimiento. Y eso, sólo eso, nos da la identidad de ser distintos, no mejores, sólo distintos.

Y así conforme escribo, y espero ser coherente con la idea y que no se edite este texto, transmito las ideas tal y como surgen. Hay algunos titubeos, claro, pero espero ser lo mas honesto posible, que las ideas surgan, dejarlas fluir, no limitar las cosas que me dicta el corazón. Expresarme, que al fin y al cabo es la finalidad de mi blog, o mi diario, o mi "sitio seguro", o acaso mi versión literaria, o como se le pueda llamar, a este sitio que aloja mis ideas.


Acostado en la cama, sin pensar. Tan sólo en una asociación de ideas;

El techo no esta tan lejos.
Lejos el cielo, y sin embargo ya lo rebasamos.

La música fluye, de qué color se pudiera iluminar la música?
Que color pudiera ser el encargado de llevar semejante peso, el que represente esa esencia?
Tal vez el morado, por que puede contrastar con el azul del cielo, sin perderse en la espesura del negro de la noche.
Podría verse a la luz del sol, y tan sólo de imaginar el brillo que le daría la luna, me siento mas convencido de que pudiera ser morada.
Haría contraste con el gris, por que sólo el gris podría representar a la contaminación auditiva...

Pero no hay un color para la música. Así como no hay un color para los suspiros. Así podríamos saber si el emisor, se encuentra triste, desesperado, o simplemente solo...

Sólo, así, acostado, pensando. Pero sin tener nada en que pensar.
Nada que decir.
Y lo dicho, sin mucho sentido.
En ese caso, tiene sentido hablar?

*********************************************************

Sola, recostada, descansando.
Tan quieta.
Tan distante,
y sin embargo
en un sueño tan plácido.

Es malo que no esté
pero daría pena despertarla.
Ahora, se le puede ver como jamás se le vio en vida...
Despreocupada.
Tranquila.

Y desde la distancia la veo dormir
temeroso de hacer ruido,
no es temor a despertarla
es tan sólo que no quiero darme cuenta.

Quiero pensar que no se ha ido
quiero verla así, dormida.
Y dormida esta.

Ya llegará la hora de ir con ella
despertarla,
abrazarnos,
ponernos al día.

*********************************************************

Mas de una vez he pensado que hacemos complicada a la amistad. Más de lo que debería ser.

*********************************************************


Lo que me consuela
es que hice lo que me correspondía
creo que no hay mas que dar
nada mas que decir

si funcionan las cosas o no
es por algo
para que atormentarse por eso?
la vida sigue, el tiempo corre y no espera

se pasa la vida,
se pasa el tiempo,
se me van las ideas,
lo que no sé
es si caen como el pelo,
o si acaso vuelan,
libres,
ajenas de este mundo material.
huyen a ese mundo que no conocemos,
el que sólo concebimos,
y difiere de persona a persona,
como las ideas.

*********************************************************

Sentado, esperando el transporte escolar, las noticias abordando la "Tormenta del Desierto".
La imaginación esperando a que de la esquina surgiera un tanque, listo para atacar.
Pensando la mejor ruta de escape en caso de que soldados armados sitiaran la calle, a esa edad, el mundo mismo.
Buscando estar preparado para el inminente ataque...
Pero consciente de que nada puede prepararnos para la muerte.
Sabiendo que jamás podremos estar listos para recibir una bala....

El tiempo pasa lento....

Aún esta oscuro, el solo no sale hasta entrada la clase de español... Generalmente cuando piden la tarea aplazada para "al rato", rato que jamás llegaba.

La vista atenta a la calle, mas sola que de costumbre, atento.
Ocasionalmente dirigida al cielo, esperando a los bombarderos.

Desde que sonó el despertador el miedo estaba latente.

"Y si hoy nos mataran a todos??..." Pensamiento fugaz al lavarse los dientes.

Nervioso por no saber que esperar, por tan sólo tener una idea....

El noticiero muestra como estallan las bombas, pero no dicen que se siente.
Muestran familias de luto por perder a uno de ellos, pero no sabemos lo que pasó por la mente del occiso.
Se ve los rifles que disparan, pero no sabemos que se siente...


La mochila al hombro.
El miedo en todo el cuerpo.

Unas luces se acercan.

Tal vez así es como sucede... Lo que tanto tememos no viene de golpe, se acerca poco a poco, por un momento podemos creer capaces de escapar, pero si corremos, vendrán detrás de nosotros.

Tan sólo pensé, "Ya vienen, el tanque se acerca, no hay nada más que hacer, tal vez ni siquiera se detengan, un disparo certero acabará con mi vida.... Mi familia dormirá, hasta que alguien les informe que la guerra que veíamos tan lejos, ha acabado conmigo..."

Ya no hay tiempo para hacer nada, el vehículo esta aquí...

Y así como todas las mañanas la puerta de la combi blanca, se abre, mis compañeros ya dentro de ella, subo, pesa la mochila, pesa el miedo...

Y el saludo de rutina:

"Cómo amaneciste pepito?"


"....Muy bien, gracias...."


*********************************************************
Publicar un comentario