miércoles, 8 de febrero de 2012

Lulú


En la mañana que iba camino a descansar, me topé con una señora que trabajaba en la comercial Mexicana, o debe seguir trabajando por lo que me dijo a continuación del saludo de cortesía.

-Oye ya no has visto a Lulú? ante mi negativa dijo, es que me pidió que te pasara su teléfono, porque ha querido hablar contigo. Dice que te extraña mucho y que le gustaría que platicaran.

Me dio un papel en donde con pueriles caracteres se leía

Lulú 55 y otros números que ya he olvidado, evidentemente era el número de un celular.

El papel era un ticket de la Comercial Mexicana, sucursal 22 ubicada en ciudad Satélite.

Guardé el papel en el bolsillo donde siempre guardo los papeles que terminaré tirando, pero no en la calle.

Y hace rato que revisé los papeles, me topé con: unas hojas con información de unas escuelas, varios comprobantes del cajero, dos boletos del camión, varios tickets de compras en mini supers, oxxos, 7elevens y otros, pero no el teléfono.

No me apura. La verdad es que sólo hasta que saqué los papeles para buscar un recibo, recordé ese encuentro de la mañana. Y ahora que lo pienso, si hubiera encontrado tu teléfono lo hubiera tirado de todas maneras.

Mira que no he tenido suerte con las relaciones en esta ciudad...

Y eso lo sabía la señora, porque de otro modo ella hubiera hecho lo posible por reunirnos, como pedirme mi número de teléfono y dártelo, pero no hizo ni siquiera el intento, sólo me entregó el viejo ticket diciendo "ya está, yo ya cumplí, hace como tres meses que le dije te vi me lo dio y me pidió que te lo diera por si te volvía a ver, y aquí me ves cargando, que bueno que ya te vi..."

Publicar un comentario