lunes, 2 de enero de 2017

Dejar ir.

El fracaso ajeno sólo lo celebra quien fracasó antes.
O el débil mental, que en ocasiones es el mismo, siempre con su disfraz de víctima.
Publicar un comentario