miércoles, 4 de enero de 2017

Me, Myself and I.

En mi sueño me conocí a mi mismo, me presentó un amigo en común y tuvo que retirarse por un momento, pues necesitaba hacer una llamada. Fue un momento incomodo, no supe qué preguntarme para romper el hielo.

Me resulté pedante y pretencioso, en mi silencio vi una muralla. Entonces encendí un cigarro, es decir, aquel que soy y que estaba frente a mí, encendió un cigarro y comprendí que ese yo, era el yo que fui, un yo que se destruía lentamente y que tenía pensamientos suicidas y que vivía como victima y que pretendía ser malo para evitar descubrirse humano y por tanto, frágil. Y entonces comprendí, me sonreí y me ofrecí una palabra que encerraba amistad y camaradería.

Al cabo de unos minutos regresó nuestro amigo en común y le vi el rostro lleno de alegría al ver que convivíamos en paz, y como no iba a alegrarse, ese amigo en común era el yo del futuro, ese que seremos, y se sintió aliviado al ver que podíamos convivir en paz y que por fin, nos habíamos perdonado.


Reímos toda la noche y nos contamos anécdotas, cada quien desde su perspectiva, a mí, al yo de presente, me despertó una carcajada.
Publicar un comentario