sábado, 9 de junio de 2007

De música y asociación de ideas

Ha habido mucha música que en su momento consideré genial, grupos que podían reflejar de manera mágica el sentimiento puberto que en ese momento no sabía como expresar.



(Esta canción de Substance for a God, llegó a mi por casualidad en mi afán de devorar música "pesada". La canción me gusta mucho, es por eso que tiene su espacio en mi blog. )

Durante mucho tiempo consideré el Metal como "LA" música, pensando que mientras mas agresiva, mejor. Ahora sé que la fuerza de la música no se mide o se representa a través de la distorsión de las guitarras, las guturales voces o la rapidez de la batería, no, lo que hace a la música fuerte, es el sentimiento que transmite. Claro, no quiero caer en lo presuntuoso, no quiero decir que así es, simplemente digo que es lo que yo siento.

En mis primeros años solamente me limitaba a "escuchar" la música que oyeran en mi casa, desde Timbiriche hasta Mötley Crüe, pasando por Bon Jovi e inclusive Luis Miguel. Poco a poco me fui haciendo de mi propio gusto. De esa mezcla tan ecléctica fui tomando lo que me parecía mas "padre", escuchaba de todo, aunque de malas fuentes, algún tiempo adoré el trabajo de Fernando Delgadillo e inclusive pretendí pertenecer a ese movimiento de "protesta", ese "canto libre", pero la verdad no me identifiqué de manera real, no estaba hecho para mí, o quizá, no estaba dispuesto a sacrificar mis puntos de vista solo para encajar.

Como cualquier puberto, no estuve excento de escuchar a Caifanes, Héroes del Silencio, Enanitos Verdes, La Maldita Vecindad y los hijos del quinto patio, Café Tacuba y todas aquellas bandas que algunos consideran "El Rock Mexicano", ahora esas bandas solamente las escucho por casualidad, exceptuando Héroes del Silencio, son bandas y es música que ya no tiene el peso que tenían, ya no me hacen sentir lo que en su momento sentí.
De alguna manera es bueno, por que he cambiado.

Ahora disfruto de otra música. Pero no puedo evitar sonreír cuando escucho aquellas canciones que ahora me transportan a viejas situaciones, momentos ya vividos y que perduran a través de una canción. Por eso guardo de manera especial esas canciones, en un pequeño estuche, tal y como si guardara fragmentos de mi memoria. Cada canción dibujada con su propia tinta.

Puedo decir que al escuchar The Police, no puedo evitar recordar a mi hermana Doris, llendo en el carro, ese Tsuru color arena, por el Periferico, ella coreando a Sting, yo comenzando a tenerle gusto a esas melodías. The Cure trae a mi memoria a mi sobrino Carlos y se alegría, en su cuarto, él arreglandose para salir con sus amigos, yo sentado en la cama, testigo de un ritual del cual quería participar, y ahora que puedo, no me interesa mas.

Recuerdo que cuando tuve que estar en reposo por aquello de mi espalda, solía escuchar mas de una vez, de manera diaria "Beber de tu Sangre" de los Amantes de Lola; "Tras los muros de mi casa tan fría/ que puedo pensar en algo para hacer calor/ el moverme me hace titubear y dudar/ pero esa imagen no se irá jamás..." fue una canción que ahora me recuerda lo que es estar solo en casa, esperando algo que uno daba por seguro, pero conforme pasan los segundos, se va haciendo mas claro que solo podemos responder por nuestros actos, jamás hay que suponer que quien nos saluda tan fervientemente nos apoyará en ese momento que mas se necesita. Cuando quiero recordarme que la vida es como es, no injusta, no malvada, y sin embargo tampoco es una maravilla, cuando quiero recordarme el hecho de que uno pasa la mayor parte de su vida solo, escucho esa canción. "quedarme sentado aquí me puede congelar
el hablar de ti me puede delatar..."



No sé si con la música pueda decirse que es mejor o peor. Tal vez se pueda, pero habría que definir que parámetros se utilizarían para poder emitir tal juicio.
La populariad de la misma, no lo creo, muchos coincidirán conmigo que rebelde no representa, como música, un modelo a seguir. Acaso se pueda tomar en cuenta el sentimiento que provoca? Es algo muy subjetivo, podrían los Panchos provocarle lo mismo a un joven de 15 años, que a una persona de mas de 40, que ha vivido mas cosas, ha experimentado mas emociones...

Mi opinión es que la música es maravillosa por sí misma, pero lo que la convierte en mejor o peor, es el momento que estemos viviendo. El estado de ánimo que se tenga, las experiencias que tengamos en la vida, las personas con las que convivimos en esos momentos, aquellos que consideramos nuestro apoyo, si es que hay alguna persona por quien tengamos un sentimiento especial, aunque sea efímero.

En fin, depende de quien seamos en ese momento...
Publicar un comentario