viernes, 27 de abril de 2012

Faltaron palabras.

Varias colillas tiradas, cervezas vacias y la memoria nadando en alcohol, de fondo sonaban los fabulosos cadillacs, la de vasos vacios. Habías discutido conmigo, un ataque de celos que demostraba tu inseguridad, o acaso insinuaba tus malos pasos.

Poca iluminación, parejas en un lento vaiven, como las olas del mar al amanecer, algunos besos que inaguraban nuevas relaciones, algunos otros que serían la clausura.

Me miraste a los ojos y pedíste perdón, sólo tiempo después entendí porque te disculpabas.

Te abracé fuerte y seguímos bailando.

Otra vez recuerdo esa noche, no sé si debido a tu insistencia en estos últimos días, o acaso no he cerrado ese ciclo, no lo sé. En verdad tenía un cariño sincero hacía tí.

"Yo sé que no tengo palabras,
Y nunca las voy a tener.
Por eso aprovecho ésta noche,
Ya ves que estoy sólo otra vez."

Tiempo después nos vimos y me dijiste que no eras feliz, que sólo yo te hacía reír, que sólo yo te hacía sonreír.
Pero cada cosa tiene su tiempo. Así que por hoy terminaré esta cerveza y me iré a dormír, mañana a ver que pasa...

Publicar un comentario