martes, 24 de abril de 2012

La arena bajo mis pies.

A lo lejos las olas rompen, tu mirada las sigue, pero tus ideas viajan más rápido que ellas.
Vienen imagenes de cuando niño temías a las olas y cada que vez que veías venir una grande, huías, para después acercarte riendo a tocar la espuma.
Sentado frente al mar, una pequeña cubeta y los utensilios necesarios para hacer un castillo, podías pasar horas, siempre asombrado por todo lo que se podía hacer con tan pocas cosas, siempre venían ideas nuevas, siempre pelando por ser la primera a la que hicieras caso.

Desfilan recuerdos, aquella vez que viajaste a Ixtapa, un fin de semana. Un viaje de amigos. Los viajes familiares, los buenos recuerdos y siempre esa sensación de arena en los pies.
Estás llegando no sólo a la playa, sino al escenario perfecto para forjar nuevos recuerdos. 

Publicar un comentario