lunes, 26 de octubre de 2015

Demonio y Dios comienzan con D o d, es lo mismo.

Entre los delirios de la fiebre se encontró con un demonio azul,  el cual le dijo que podía hacer lo que quisiera, él dudó, se creyó el cuento que dice que un demonio que te susurra al oído no puede ser bueno.  Y entonces lo ignoró, pero el demonio azul insistía y trataba de convencerlo,  "si quieres puedes, si dices no puedo,  aunque en broma,  tu inconsciente lo creerá y no podrás."

No pudo contener su ira,  y utilizando sus manos estranguló al demonio, para su sorpresa encontró misericordia en sus ojos y eso lo frustró, el quería ver odio o cuando menos miedo.

Agitado despertó y evocó su sueño y comprendió y por eso lloró desconsolado, había matado a su dios interior, por creer historias ajenas a él,  terminó con la suya.

Publicar un comentario