viernes, 1 de abril de 2016

El soundtrack de tu vida.



Se reúnen a escuchar música y permiten que ésta invite a los recuerdos a salir, cual cobras que danzan ante la melodía de la flauta maldita y en ocasiones prueban el veneno de aquellos recuerdos que duelen en el alma, un desamor, una muerte, un amigo que ya no está, un ser que creímos inmortal y eterno pero que un día le tuvimos que decir adiós y nos dimos cuenta que su sola presencia nos daba fuerza y al verle ahí inmóvil nos dimos cuenta de lo frágil que éramos y la forma en que las lágrimas pueden salir y perdemos control sobre ellas y sentimos que las palabras que no alcanzamos a decirle se reúnen en la garganta y no nos permiten decir nada más y las rodillas nos quieren acercar al suelo que pronto será su casa y caemos de golpe y la cabeza gira y duele y perdemos consciencia de lo que sucede a nuestro alrededor y mientras los recuerdos se asoman a ver qué pasa y nuestros ojos lloran, un amigo nos pregunta sí estamos bien, y decimos que sí, que tan sólo recordamos a alguien, y es entre los hipos del alcohol que el verdadero interés aflora y nos dice sin romper el contacto visual, cuéntame y esa simple invitación logra derrumbar las barreras que durante años fuimos capaces de construir y de mantener y que nos hicieron creer fuertes y nos damos cuenta de que no era fuerza, sino miedo a la realidad, nos cegamos como niños que no quieren reconocer lo que sucede a su alrededor.

Ahora que las manos bailan al ritmo del Parkinson recuerdas aquellos amigos que sonrieron contigo y a cada uno le corresponde una canción, aquella que escuchabas con él mientras no había nada que hacer, o aquella canción que sonaba mientras jugabas a ser inteligente, adornándote con ideas ajenas y repitiendo como perico educado filosofía de autores extranjeros que sólo hoy comprendes y eres capaz de resumir en su lengua natal: “don’t be a fucking cunt!”.

Te sientas a disfrutar de tus recuerdos e invitas también a los demonios y los sientas a meditar contigo, te encuentras por encima de definiciones, sólo ahora comprendes que no se trata de “ellos” o “yo”, sino de “nosotros”, de todos. Sabes que todos somos uno y entiendes que aun aquellas cosas que te hicieron sufrir son parte de ti y que esas heridas te forjaron, cual metal que al rojo vivo es golpeado para formar la hermosa escultura que es tu vida, que son tus recuerdos .

Algún día alguien cerrará los ojos y verá tu rostro mientras esa canción suene de fondo, cual banda sonora de la vida de ese alguien y una lágrima saldrá a besar la mejilla de esa persona, para decirle, no sufras por su recuerdo, pues él ríe cada vez que escucha tu nombre.
Publicar un comentario