domingo, 29 de julio de 2007

De tiempo y anhelos

Hay veces que uno se mantiene a la espectativa, esperando...

Desafortunadamente no se sabe de manera concreta que es lo que se espera.

Dejamos que pase el tiempo, confiados en que el mismo nos dará aquello que desconocemos.

Pero conforme pasan los días, no llega nada.

La espectativa dá paso a la incredulidad.

De la incredulidad se pasa a la decepción.

Y la decepción, por mayor que sea, siempre dará paso al olvido.

Y aquello que anhelabamos, simplemente es recordado como una idea, ya no como un ideal.

El tiempo pasa, me mantengo a la espectativa, o acaso será que este texto, lo único que muestra es mi incredulidad?
Publicar un comentario