domingo, 15 de julio de 2007

Sin dedicatoria


Han pasado algunos días desde que comencé a escribir en este, mi blog, aún me sorprende que la idea concebida no haya sido dejada a un lado, me da gusto escribir, me da gusto recordar, me gusta tener tiempo para mí.

Aunque me he preguntado mas de una vez que es lo que puede aportar en sí, este blog. No es muy frecuentado, así que los fines comerciales quedan descartados. No se discuten temas de actualidad, no pertenece a una comunidad en especial, no se debaten temas simples, no hay nada que llame la atención. No es algo que pueda captar la atención de los ociosos lectores que hayan caído por azar a este sitio. Si alguien lee estas líneas, me sorprendería su paciencia. Sería muy agradecida la visita de aquellos que ni siquiera imaginaban mi existencia y sólo hasta que me leen, me conciben. Para ellos no tengo forma, apenas soy una voz sin tono dentro de sus cabezas, soy esa voz sin forma que nos relata lo que vamos leyendo. Soy nadie para ellos y sin embargo ahora tenemos algo en común, ambas partes sin quererlo, compartimos el saber de lo aquí escrito. Mis palabras serán alojadas en el cerebro de alguien, con que fin?, eso lo desconozco, seguramente hilaridad ante pretencioso escrito, quizás simpatía, o tal vez impotencia ante la capacidad de limitar los espacios "personales", en los que cualquiera puede decir idiotez y media sin represalias. Que resultado tendrán estas líneas no puedo saberlo, es por eso que todos escribimos a diestra y siniestra, por que no preevemos el peso de lo escrito, si tuvieramos forma de saber el resultado de expresar nuestras ideas, tal vez nadie escribiría, o hablaría, son tantas las cosas que hacemos que tienen un peso enorme, podemos causarle daño a alguien, y nosotros sin saberlo.

Lo que en este momento escribo será leído, o no, por alguien que de igual manera no existe para mí, y a menos de que me haga saber que me ha leído, jamás lo imaginaré. Sigo escribiendo para alguien a quien no conozco, como todo aquel que escribe, lo hago esperando haya alguien que descifre estas letras, las convierta en un mensaje, para lograr un sentimiento, eso, es la única satisfacción de escribir, lograr causar una emoción. La emoción que se logre puede diferir mucho, e inclusive desagradarnos el resultado, habrá quienes alaben nuestro escrito, habrá quienes lo odien y griten a los cuatro vientos el repudio que les hicimos sentir. En fin, sigo escribiendo sin poner demasiada atención al hipotético lector, sigo escribiendo por el gusto de hacerlo, por que me calma, son cosas escritas a nadie en particular, pero que no se niegan a ser leídas, son temas muy personales, pero no en demasía como para ser privados. Quiero conocerme, es el fin único de este blog, saber y entender muchas cosas de mí, y si yo no puedo completar la tarea, habrá quien pueda entender algunas cosas, o aquel que ni siquiera me conozca podrá formarse una idea.

Este blog tiene un único fin, y es por eso que permanece, sólo pretendo escribir para mí, yo como único personaje de esta improvisada obra, solamente yo tengo peso real en esta tarea de escribir, no es orgullo, tan solo quiero verlo como una tarea introspectiva, no más. Y aunque sé que hay mas cosas que deben salir a la luz, aún quiero darme tiempo, entender lo poco que ha sido mostrado en esta novela por entregas que es mi vida, no quiero adelantarme, es algo que he vivido, ahora lo escribo y cuando lo leo lo revivo, y eso es lo que busco, no más. Ese sentimiento de nostalgia, la agradable sensación de recordar, la alegría de estar por un momento en un lugar que ya no existe, y no por que haya sido destruido o haya desaparecido, sino por que recuerdo el lugar que vi y viví en mi infancia, y aquel que fui no existe mas, y aunque pueda visitar esos viejos lugares, no es lo mismo, por que yo no soy el mismo, ni siquiera me parezco a aquel que fui. Y el sentimiento de poder de estar en un momento dado, en un lugar especifico y a cierta edad, eso es lo que me motiva a escribir, ese sentimiento será lo que mantenga vivo este blog, sólo espero que sea mayor y mas fuerte que la pereza, el trabajo o el ocio.

En este blog no tiene mucho que ofrecer a los demás, pero a mí me proporciona lo que necesito. Tal vez, sólo tal vez, habrá algún día en que mi hijo lea estas líneas y pretenda imaginarme sentado frente a una computadora, escribiendo a un hipotético lector que no será otro que mi sangre, no será otro cosa que mi postergación en este mundo. Y en ese momento las palabras escritas tendrán un significado mas completo, se entenderán algunas cosas, se iluminarán otras. Y ese afán de escribir no será otra cosa que el instinto de mostrarme a aquellos que vendrán a mi vida, aquellos a los que a cierta edad quieren saberlo todo. Será entonces que viejo, o polvo, tendrá sentido escribir estas líneas que ahora no son mas que una forma de expresión.
Publicar un comentario