sábado, 21 de julio de 2007

Y si hoy fuera...




¿Si hoy fuera el último día de mi vida, me gustaría hacer lo que voy a hacer, me dejaría un buen sabor de boca lo que ya hice?

El día de hoy no ha tenido méritos como para lograr hacerlo un día memorable. Tuve una charla agradable, compartí puntos de vista con respecto a las relaciones humanas, pero no hice nada que mereciera ser recordado por su trascendencia. No hice ningún comentario "picoso", hilarante o fuera de lo común como para que pudieran ser el estandarte que ondee cada vez que el viento acaricie mi tumba, o que pudiera convertirse en una frase memorable para mis amigos.

Apenas si cruce palabra con algunas personas, no ofrecí mi asiento a la señora del camión, me resultaba difícil hacerlo pero no imposible, apenas y si le dije "buenas tardes" al guardia, salude a mis compañeros como todo los días, pero no les pregunté como estaban, no me interese en ellos, no me explico por que, me parecieron mas grandes mis problemas.

Mi rutina laboral fue eso, la rutina, nada que rescatar, nada que me haga sentir orgulloso si algún maleante decide terminar con mi vida. Apenas y estas líneas podrían sobrevivir para la posteridad, pero no me parece nada fuera de lo ordinario.

No, sigo haciendo memoria y no logro evocar un momento ilustre, eso que distingue a los seres maravillosos de nosotros los seres ordinarios. Ninguna frase celebre en mi vida que pueda ser repetida con nostalgia por aquellos que me conocieron. Ningún gesto que digna ser rescatado e imitado. Apenas y ofrecí lo necesario, vulgares "buenas tardes" al cruzarme con los conocidos, muy pocos "como estas" con las amistades, raras sonrisas a extraños, infrecuentes gestos de amabilidad con aquellos que necesitan ayuda...

Creo que habrá alguna cosa que pudiera mencionarse, pero siento mas el peso del tiempo perdido, hay mas cosas de las que pueda arrepentirme, aunque no para regresar a atormentar a aquellos que aún vivan mañana si es que yo no. Por azar me hice esa pregunta, "¿Si hoy fuera el último día de mi vida, me gustaría hacer lo que voy a hacer, me dejaría un buen sabor de boca lo que ya hice?"

Me gusta pensar, me gusta pensar que si el día de hoy no muero, mañana podré pensar en estas cosas y buscar hacer una diferencia, ser más sincero conmigo y los demas. Diré las cosas de manera mas directa.

Estoy seguro de que el miedo a la muerte es mas fuerte que que cualquier otra cosa, si en este momento tuviera una pistola amenazando con terminar mis días, no dudaría en llamar a las personas que quiero, un adios y un te quiero se dejarían escuchar entre llanto desesperado. Afortunadamente dicha escena no se presnta y podrán escuchar de viva voz lo que siento.


Y si en verdad hoy terminaran mis días, me pregunto que imagenes evocaría mi agonizante cerebro... ¿Mi infancia a lado de mi madre? ¿Los días jugando hasta tarde con mis vecinos de México? ¿Las fiestas en las que nos sorprendía el amanecer con los compañeros de trabajo? ¿Las "chacharas cultas" acompañadas de vino tinto? ¿Los "días de campo" en el parque, planeando cosas que ahora no serán?

O tal vez sólo me sorprenda pensando antes de morír, "Tal vez las cosas que he estado recordando desde el inicio de mi blog, y tiempo antes, son parte del último segundo de mi vida, realmente no las viví, son sólo recuerdos y ahora que ese segundo ha terminado, mi vida llega a su fín."
Publicar un comentario