viernes, 9 de septiembre de 2011

Vieja amistad.

Muy a pesar de su costumbre juancho amaneció muy chillón. La verdad es que yo siempre quise tener un pero el marido de mi mamá nunca quiso, quesque por que solo son sacos de pulgas. Me caera muy bien y lo que sea, pero a veces ese señor nomás hablaba por hablar. En que iba, ah si, en que juancho amaneció muy chillón.

Siempre para ir al escuela tengo que salir cuando esta bien oscuro y nadie se ha despierto todavía, pos claro, quien va a querer pararse a esas horas, si está bien bien frío el aire...

Como todos los días pasé a saludar rapido al buen juancho, pero cosa rara, nomas chillaba y chillaba, me lamió mucho la mano y me mordía mis pulseras, casi le pego al pobre, pero es que no me soltaba!

Lo tuve que dejar así chille y chille, pero conforme me alejaba el chucho nomás me ladraba y ladraba.

Después de eso todo se fue normal, bueno, ni tanto...

Me bajé de la combi y estaba mi compañero Lupe, el de sexto, y no, no es niña, así le decimos por que se llama José Guadalupe, si, tiene apellidos y todo eso, pero la verdad no me los sé. Bueno el chiste es que llegando a la esquina donde está la papelería salieron unos chavos que son chafiretes de la ruta esa de los camiones que van a lechería. Lupe ya traía pique con ellos, pero yo no pensé que la cosa se fuera a poner tan fea...

Yo ya los había visto salir de atrás de un vocho, pero jamás imaginé que nos estaban esperando. El gordo salto sobre Lupe como si fuera conejo. Uno muy gordo, pero conejo a final de cuentas, el otro me agarró  a mí y me dijo casi gritando, ya se los cargó la chigada!

Ya después de eso fueron puros jaloneos y golpes tirados a lo güey, Lupe se rifó un tiro como los grandes con el gordo, yo le di batalla al flaco ese del "piojos locos" y cuando parecía que les ibamos a dar la vuelta que llegan otros tres, lo que sea de cada quien metí las manos como los grandes...

Y luego? Pos... y luego ya no me acuerdo, ah bueno es que uno de los que llego después me reventó una caguama en la cabeza, de ahí pal real ya no sentí nada, me cae. Ni cuando me pisaban la cabeza sentí nada.

Fijese que si hubiera sabido que esos jovenes me iban a matar, le hubierq hecho caso a Juancho...

Connected by MOTOBLUR™
Publicar un comentario