sábado, 24 de diciembre de 2011

En que estarías pensando?

Me preguntó que estarías mirando al momento de ser capturada en esa imagen.
Me preguntó si algún día imaginaste que esa foto para la que posabas te iba a sobrevivir, o que la contemplaría uno de tus hijos, uno que en ese momento era inimaginable y quizás improbable. Uno jamás imagina lo que sucederá con una fotografia que nos es tomada, pero quizás sea el único recuerdo que alguien conserve de nosotros, o sirva para condenarnos ante los ojos de los demás. Inclinar el rostro, mirar hacia la izquierda y quizás mirar a la persona que a lo lejos cruza la calle, o si fue tomada en un estudio, escuchar la charla de quienes platican al otro lado, lo hacen descuidadamente, poco les importa que pudieran escucharles, bien sabido es que las fotos no capturan el sonido, y mientras te piden permanecer quieta pones atención a lo que dicen, cuentan una historia de desamor, un mal de amores que te intriga y tu mirada, o mejor dicho los parpados, toman esa forma de quien escucha con atención y no puede creer lo que oyen. Quizá no había charla alguna, tan solo un cuarto en silencio, un camarógrafo que no gusta de ser distraído, y miras un objeto al azar, tan solo para tener en donde posar la mirada y quizás en ese segundo tu ideas divagan y te llevan a pensar en qué pasará con tu vida en unos años, y qué pasará con tus hermanas y con tu hermano, y con tu Madre, qué será de todos, a donde les llevará la vida y si acaso se cumplirán tus sueños, aquellos por los que luchas y te levantas cada mañana.
Me pregunto si alguna vez pensaste en mí, si alguna vez me viste en sueños como aseguran algunas madres, si acaso me contemplaste alguna vez antes de saber de mí realidad, antes de alojarme nueve meses dentro de tí y de alimentarme de todas las maneras posíbles.

Una imagen que captura mi mirada y mis ideas, tantas cosas que quedaron por preguntar y por compartír, y siempre me sorprendo tratando de adivinar tu pensamiento, tratando de interpretar esa mirada, pero como sucede con cualquier fotografía, aquello que se muestra en primera instancia no basta para entender el contexto, nos faltan datos, nos falta lo que no vemos, y es entonces que aquél que muestra las fotos nos explica aquello que desconocemos, nos cuenta la historia, el momento que llevó a ese instante capturado. Pero cómo descifrar una foto que fue rescatada de viejos recuerdos, restaurada de una foto más vieja, por que la foto que yo veo es la postergación de otra, afectada por el tiempo, mermada por lo vivído, llevada de un lugar a otro como constancia de mejores años ya cada vez mas distantes, tomarla con cuidado de no maltratarla aún más y pasar la punta del dedo indice por tu mejilla, recordando lo que sólo tu sabías, cuando fue tomada, por quién, con qué fin. Quizás fue tomada con ilusión para ser regalada a la persona amada, pero las circunstancias te obligaron a no regalarla, a conservarla para tí, o puede ser que como mujer bella, simplemente quisiste tomarte una foto, o esta foto que vemos es sobra de un juego de fotos para algún trámite, claramente decía el documento entre los documentos solicitados: "cinco fotografías", pero todos los estudios entregaban Seis, no cinco y por eso conservaste esta foto, nada más.

Una fotografía como constancia de un instante vivído, una foto que te sobrevivió y que ahora contempla tu hijo, en una navidad en la que haces falta, pero no sólo en navidad.

Mientras sigo pensando en la foto y su posible realidad me asalta la idea: cuando muera, quién quedará para mirar mis fotografías y divagar acerca de ellas mientras yo reiré con mi madre, atemporales los dos y diremos divertidos, "no recordaba esa foto!"



TwitThis

Published with Blogger-droid v1.5.8
Publicar un comentario