lunes, 12 de diciembre de 2011

Nubes

Exhalé una nube, te la dejo como recuerdo, como constancia de que estuve aquí, quizás cuando la veas notes la forma de mi perfil, ese que hace tiempo se alejó, pero nunca ha dejado de pensarte.

Mira cómo se va difuminando poco a poco, temblando ante la suave brisa decembrina, la luz que la traspasa confirma su fragilidad.

Y sucede como todo en esta vida que la nube va perdiendo forma, se va alejando de la forma original, pero en esencia es la misma, por más que cueste creerlo.

Es curioso aceptar que aquel fracaso fue mi mejor momento.

Mírame como me dejo llevar, tan así que quizás no me veas más.

Publicar un comentario