jueves, 19 de mayo de 2016

Calor en la ciudad.

Una gota de sudor se desliza por su espalda como lo haría un velero queriendo llegar al horizonte. 

Baja con la fuerza de una lengua.

Publicar un comentario