domingo, 22 de mayo de 2016

Entre el loco que afirma ser napoleón y tú que afirmas ser tú, no hay diferencia.





Gracias al Alzheimer fue desterrado del infierno que fue su memoria. Ahora vaga en un bosque oscuro donde nada le recuerda a nadie y donde cada rostro le es ajeno, se inventa historias cada día, una personalidad que vive como propia,  los doctores afirman que el mal es neuronal, pero él es tan sólo el receptáculo físico de todas esas consciencias que por un momento se pierden en la nada del ensimismamiento y que se alejan por segundos del plano de la realidad, él recibe a todas esas consciencias, de todos los universos posibles, quizás la próxima vez que te sorprendas al regresar a tu cuerpo y recuperar la consciencia, él afirmará que es tú y le dirá a todos tu historia, pero no temas, jamás revelará tus secretos.
Publicar un comentario