miércoles, 18 de enero de 2012

"Pequeño rock and roll, ya sé que estás a punto de decirme adiós."


Y sin querer me encontré esta imagen.

Muchas cosas suceden sin que uno las busque, o las pretenda. Así fue nuestra historia, comenzó con cierto interés entre nosotros, y cuando menos pensamos estábamos besándonos.

Nunca quisiste mostrar tu rostro en fotos. Yo no sabía que era un simbolismo, no querías mostrarte en nada. Pero eso lo supe tiempo después. En el inter busque ser sincero y directo contigo, pero no fue suficiente, tú buscabas otras cosas, yo, yo siempre he sido igual de ridículo, cuando quiero a alguien y me interesa, le escribo poesía. Tú, tú te expresabas de otra forma, rehuyendo, con mentiras y al final engañando.

Incluso te escribí una carta que he reproducido en este blog. Esa no es la única referencia que tienes. Y quizá esta no sea el último post en el que aparezcas, quién sabe.

Me pareció prudente mostrar esta foto aquí, ya que este blog tiene como finalidad conocerme a mí mismo, y para eso necesito todos los datos posibles, sobre todo aquellos en los que no me sentí bien, en los que la cordura tropezaba.

Recuerdo aquellas tardes en Acapulco, la brisa del mar, una dos equis en mi entrepierna, los dedos de mis pies jugando con la arena, describiendo círculos imperfectos y en mis audífonos aquella canción que inevitablemente me recuerda tu traición, "pequeño rock and roll".


"Pequeño rock and roll sudando en el jardín,
nunca quiso ser de nadie.
Ya sé que estás en otro amor.
Pequeño rock and roll,
ya sé que estás a punto de decirme adiós."
Publicar un comentario